2.7 C
Posadas
viernes, julio 30, 2021

Si se controlan las plantaciones, la yerba seguirá siendo sustentable

+INFO

Becas Progresar: inscriben hasta el 30 de Abril

Este programa de acompañamiento está destinado a todos los y las estudiantes mayores de 18 años que se encuentren cursando sus trayectorias educativas...

Andrea Bocelli y su fe: “Si la vida eterna no existiera todo perdería su significado”

"No creo en el reloj sin el relojero", sintetiza Bocelli su fe cristiana. Reflexionando sobre su profunda...

Subsidio de $22.000 para monotributistas y autónomos: quiénes pueden cobrarlo

Esta medida beneficiará a trabajadores independientes que se desempeñen en los rubros más afectados por las nuevas medidas para bajar los contagios...

El patrullero que “se fue a dar un paseo”

Un grupo de policías acudió en Panambí a atender una llamada por supuestas amenazas a una mujer y al bajar del...

El Instituto Nacional de la Yerba Mate estableció un mecanismo para garantizar la distribución equitativa de nuevas plantaciones. Se busca que el aumento en el potencial productivo se distribuya entre todos los actores de que se dedican a la yerba. Cada uno de ellos podrá plantar cinco hectáreas por año: tanto un pequeño productor como uno más grande, puntualizó el presidente del INYM, Juan José Szychowski

Con el objetivo de afianzar la sustentabilidad de la actividad yerbatera, el Directorio del INYM aprobó un mecanismo para garantizar la distribución y el equilibrio en las futuras plantaciones de yerba mate, estableciendo que cada Productor inscripto en el Registro de Operadores podrá incorporar un máximo cinco hectáreas de nuevas plantaciones por año. La idea es acotar la expansión desordenada de nuevas plantaciones de yerba mate que se viene llevando a cabo en los últimos dos años, impulsada por los precios récord que se paga por la materia prima (hoja verde).

El espíritu de la resolución tomada por el Directorio puede resumirse en uno de los párrafos de sus considerandos, donde recuerda que los antecedentes históricos “demuestran que hubo una mayor convergencia económica, social y ecológica, cuando en la regulación se defendió la cultura agraria de los pequeños productores, atendiendo a variables esenciales como la esperanza de vida, la educación o el ingreso per cápita”.

Contexto y explicación histórica

A fines de los años 80, el producto vivió una “primavera” de precios. Y el resultado fue la implantación de cientos y miles de hectáreas más. Un político que luego fuera ungido gobernador se jactaba de haber llevado a cabo esas plantaciones. Pocos años después, durante el menemismo, los precios cayeron hasta el piso y todo terminó derivando en 2001 en el famoso “Tractorazo”. Los productores de Misiones marcharon a Posadas porque no daban más. Y –como dice la frase- “de aquellos polvos, estos barros”. Así surgió el propio Inym como Instituto regulador de la actividad.

También determinó que se podrá implantar anualmente hasta el 2% de las superficies de yerbales ya existentes y declarados ante el INYM. Y se permitirá la reposición de plantas secas o muertas dentro de un lote ya declarado, sin alterar la densidad original de la plantación.

“Pretendemos que nadie quede afuera y que el incremento en el potencial productivo se distribuya entre todos los productores. Cada uno de ellos va a poder plantar cinco hectáreas por año; tanto un pequeño productor como uno más grande”, subrayó el presidente del INYM, Juan José Szychowski, para luego agregar que “la medida adoptada persigue una finalidad altamente social y responde a un pedido explícitamente formulado por las entidades de la producción”.

La finalidad de esta medida  es evitar que se produzca una futura crisis de sobreoferta cuando esos yerbales entren en producción (demoran aproximadamente un lustro hasta que pueden empezar a cosechar, esto es, cortar hojas y ramas).

El pedido al que hizo referencia el presidente del INYM fue presentado el 15 de junio pasado. Por medio de una nota los productores manifestaron su preocupación por la aparición de nuevos operadores que, con fuerte respaldo de capital, comenzaron a incursionar en la producción yerbatera. “Grandes grupos económicos, muchos sin ninguna relación con la actividad, han comprado y plantado grandes extensiones de yerba mate, desvirtuando el sentido social que ha tenido nuestra actividad madre desde siempre”, aseguraron las entidades firmantes.

Según los datos del INYM, hay 9983 productores yerbateros registrados. Apenas 94 de ellos tienen más de 100 hectáreas de yerbales. Y 674 pueden ser considerados “medianos productores” con una superficie de entre 25 y 100 hectáreas.

Unos 4119 productores tienen hasta 5 hectáreas y 2967 entre 5 y 10 hectáreas. Hay que agregar que no necesariamente todos esos yerbales están en producción efectiva.

Szychowski (izq) junto a Maciel (centro) explican el sentido de la decisión en el organismo.

Cabe destacar que esta medida del INYM no afectará los volúmenes de la yerba mate elaborada; sino que, por el contrario, garantizará la provisión del consumo tanto en el mercado nacional como en las exportaciones.

En su parte argumentativa, la resolución recuerda que la organización productiva de la yerba mate se encuentra fuertemente vinculada al arraigo territorial de miles de pequeños productores, funcionando como “cultivo poblador” de esta parte del país.

Tal es así que el plan de colonización agrícola promovido por el Estado Nacional a partir de 1926 ponía como condición “plantar yerba mate” para el otorgamiento de tierras y créditos destinados a la producción.

De los 9983 productores registrados, 6471 entregan hasta 60.000 kilos de hoja verde por año; es decir son pequeños productores.

“Lo que buscamos es consolidar el arraigo de estos agricultores en sus chacras y una distribución equitativa de la riqueza que se genera en la actividad yerbatera”, explicó Szychowski.

Para llevar adelante la distribución de las nuevas plantaciones, el INYM dispuso un esquema de control en terreno y penalizaciones con el cual garantizará el cumplimiento de la norma.

Reunión con el titular de Agricultura de Nación

El presidente del INYM, Juan José Szychowski, se reunió el 21 de junio con el Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Jorge Solmi, en el marco de un encuentro encabezado por el Gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad y donde también participaron el Ministro el Agro de Misiones, Sebastián Oriozabala y el vicepresidente del INYM, Ricardo Maciel.

Durante esta reunión se abordaron diversos temas relacionados al sector productivo de la provincia y, en especial, aspectos de la actividad yerbatera.

En ese sentido, se comentaron las acciones que lleva adelante el INYM para fortalecer los distintos eslabones de la cadena de producción y elaboración del producto; haciendo un particular hincapié que, en este contexto de pandemia, se desarrollaron protocolos y campañas orientadas a cuidar al personal que trabaja en la actividad, como así también a los consumidores de yerba mate.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

El círculo virtuoso del productor que tiene yerba, cría cerdos, cultiva maíz y cuida el ambiente

Luis Daniluk nació y se crio en la chacra. Un día la dejó y se fue a la ciudad. Pero, luego volvió y apostó a ser un chacarero que cuida la tierra. Hoy está conforme y lo muestra

Congreso Internacional sobre Cambio Climático y Biodiversidad en Posadas

Misiones tiene con qué. El Congreso Internacional sobre Cambio Climático y Biodiversidad se realiza en la capital misionera y se ve en todo el mundo vía streaming. Hasta el Papa Francisco acompaña este tipo de eventos

Alem: A pedido de su hijo instaló un comedor para niños

Susana Lagos se animó a poner un Merendero en el barrio Sagrada Familia de Alem. Y desde hace tres años cocina para medio centenar de niños.

La bandera de Posadas cumplió seis años

En un breve acto realizado en la Plazoleta del Escudo Municipal, ubicada sobre la avenida Roque Pérez entre Junín y San...

Ida y vuelta veloz: los usuarios dan el visto bueno a las manos únicas

No sólo los automovilistas. Los que deben usar el transporte urbano de pasajeros también se muestran satisfechos por el tiempo ganado en cada viaje desde y hacia el centro con las nuevas vías de tránsito rápido