21 C
Posadas
domingo, octubre 2, 2022

Palito Ortega: el Changuito cañero que cantará en Posadas

+INFO

Abusaba de su hijastra: su mujer lo sorprendió y lo castró completamente

El hecho ocurrió en Vietnam. La chica de 15 años, hija de la mujer, venía diciéndole a la madre que esto...

El actor de Transformers en un retiro espiritual se prepara para dar vida al Padre Pío

Fraile capuchino (izquierda), actor Shia Labeouf (derecha) El fraile Hai Ho compartió en Instagram una “divertida sorpresa”, pues...

Chau letrina, con el Plan Arreglo Mi Casa

Una simple historia. Castorina Do Amaral de Colonia Alberdi, vivía con diez personas (hijos y nietos) en una humilde casita de...

Lo que viene es una revolución de la miel

Por Facundo López Sartori, Ministro del Agro En nuestra provincia hay más de mil...

Nació en Tucumán, tuvo una infancia pobre. Dicen que cortaba las cañas de azúcar. Viajó a Buenos Aires. Servía café en el canal hasta que pintó su oportunidad. Demostró que su instinto por los temas populares nunca decayó. Ahora llega a Posadas el sábado 5 de marzo y promete llenar el escenario de la Cascada en la Costanera

“No se olviden que yo fui un lustrabotas en la provincia de Tucumán, fui un pobre que no tuve educación formal”. Palito Ortega no reniega de sus orígenes humildes. De muy joven alcanzó la fama que trascendió las fronteras argentinas. Sus hits hicieron bailar (y cantar a gritos) a miles de jóvenes, hoy ya adultas que este 5 de marzo tienen la posibilidad de volver a reencontrarse con su ídolo en un concierto gratuito que se realizará en Posadas.

La Felicidad, 1967. Quizá su éxito mayor en ventas.

“Palito es una metáfora de lo que a la sociedad argentina le hubiera encantado ser”, reflexiona para Telam el sociólogo Pablo Alabarces, quien junto a a Abel Gilbert publicó el libro “Un muchacho como aquel, una historia política cantada por el rey”, analizó la construcción de la carrera del cantante tucumano que, tanto en el terreno artístico como en la arena política, cosechó tantos fanáticos como detractores.

El sábado 5 de marzo Palito Ortega estará en Posadas. Cantará sus clásicos temas e iniciará su gira nacional. Con un estado físico impecable para una persona de 80 años, sigue sosteniendo la tradicional frase: “viejo es el viento y sigue soplando”. Ahí está él.

En el texto publicado por la editorial Gourmet Musical, los investigadores dejan en claro que no existe una receta para generar un ídolo popular. Alabarces señala que buena parte del fenómeno de Palito Ortega es interesante porque se intentó explicar a través de una receta y el propio cantante, con suficiencia y cierta jactancia, ironizaba: “He intentado fabricar más ídolos pero el que triunfó fui yo”.

A continuación reproducimos la entrevista completa con el investigador:

– Télam: ¿Se puede decir que Palito Ortega es un ídolo popular que rompe el molde del ídolo trágico argentino?

– Pablo Alabarces: Tampoco hay una regla que hable del ídolo trágico. En mi experiencia puedo ver que coexisten los ídolos trágicos y los no trágicos. El hecho de que Maradona, por ejemplo, haya muerto a los sesenta años, no sé si lo transforma en un ídolo trágico. El caso de Gardel y el de Eva Perón sin ninguna duda. El caso hoy olvidado de Julio Sosa, que nosotros contamos en el libro, también sin ninguna duda; se trata de muerte de jóvenes, accidentales o por enfermedad, pero no sé si hay una regla estricta. Sí es el caso de Gilda y, sin embargo, no necesariamente es el caso de Rodrigo. Podríamos seguir pensando en cantantes muertos jóvenes y que eso no los ha transformado en ídolos. No sé si esa condición trágica es un componente fundamental o parte del molde.

¿De alguna forma Palito Ortega también es considerado como el que detuvo la caída de otro ídolo, Charly García?

– P. A.: No. Palito no detuvo la caída de Charly García, sino que sencillamente le salvó la vida. La historia concreta es que en el momento en el que Palito interviene en la internación de Charly, éste estaba judicializado, dependía de una jueza, no de un diagnóstico médico y la jueza había decidido mandarlo a una granja de recuperación. Charly dijo “esto es matarme” En ese momento interviene Palito ofreciendo su espacio. La historia es más compleja porque tuvo entradas y salidas, pero lo cierto es que no detuvo su caída.

Por otro lado aquellos que lo han visto tocar a Charly García después de la recuperación, y especialmente los que lo han visto cantar, no han quedado muy conformes con los resultados de “esa recuperación”. Por eso se puede decir que sí es cierto que le salvó la vida. Y el tipo de respuesta que sostuvo en el ámbito cultural y espectacular en la Argentina fue sin duda muy positivo. Uno de los argumentos centrales del libro es que ese gesto con el otro cantante es una de las de las tres redenciones de Palito Ortega: la primera es ganarle Tucumán a Antonio Domingo Bussi, la segunda es salvar a Charly García y la tercera es autoimponerse como padre fundador del rock argentino.

“Algo tonto”, junto a su hija Rosario.

¿Cómo puede leerse el éxito y la permanencia del cantante durante la dictadura? ¿Puede haber más de una mirada de este hecho?

– P.A.: Un argumento central del libro es que hace falta más que una mirada. Esto es: habría que hacer una mirada mucho más compleja sobre la cultura y el espectáculo durante la dictadura, para percibir que la trama de Palito Ortega no es excepcional, sino absolutamente normal. Durante la dictadura se siguieron grabando discos, se siguieron imprimiendo libros, siguió habiendo teatro, siguió habiendo cine, la televisión siguió funcionando sin ningún tipo de interrupción: incluso no necesitó hacer grandes modificaciones respecto de lo que ocurría poco antes de la dictadura, en el último ciclo de la presidencia de Isabel Perón, el cual fue duramente represivo y persecutorio. Entonces sí, hace falta una mirada más amplia que explique por qué todo el espectáculo “gira a la derecha” (entre comillas) y se vuelve relativamente cómplice. Hay que esperar hasta el año 1981 para que aparezcan con alguna eficacia y fuerza ciertas voces disidentes (el caso clarísimo de Teatro Abierto) Luego de Teatro Abierto, lo voy a decir de manera muy práctica, nadie puede hacerse el pelotudo.

-¿Cómo surgió la idea de un análisis sobre esta figura?

-P.A: Hay un momento en el libro en el cual decimos que Palito Ortega es una especie de metáfora de la Argentina deseada. No decimos en ningún momento que es un reflejo, porque esta idea estaría lejos de nuestras convicciones teóricas: no hay nada en la cultura que refleje la sociedad. Sí hay, por supuesto, formas de representar lo social y formas en la que las sociedades se intentan leer a sí mismas. Palito es una de ellas. Es una metáfora de lo que a la sociedad argentina le hubiera encantado que fuera la sociedad argentina, es decir, una sociedad feliz, sin mayores problemas, en la cual los sectores populares ocuparan espacios subalternos, disciplinados y obedientes…

Foto Paula Ribas
Pablo Alabarces, coautor del libro Un muchacho como aquel (Foto Paula Ribas)

La idea del libro surgió porque siempre pensamos que lo extraño era que a nadie se le hubiera ocurrido antes. Palito es un fenómeno excepcional. Es una figura que durante sesenta años ocupa el centro, o parte de la periferia de la música popular, y no solo esto, porque además sus películas fueron exitosísimas, tanto en las que actuó, como las que dirigió. Nosotros pensamos cómo semejante figura no había sido objeto de una mirada, una figura que recorre sesenta años de historia de una manera tan intensa con sus relaciones con los gobiernos democráticos, como con las dictaduras. Insisto, lo sorpresivo es que a nadie se le haya ocurrido antes.

¿La mirada de la sociedad con los artistas populares cambió desde los 60 a este momento?

– P.A.: Por supuesto que cambió. Cambiaron los modos de relacionarse todas las sociedades con su música popular, la manera de vincularse con la circulación y el consumo con los bienes culturales. En esa época se vendían y se compraban discos, hoy no. La centralidad del baile de carnaval en los años 60 se ha esfumado, por completo. Y la centralidad de las revistas del espectáculo, que hoy se transformaron en revistas de chimentos. El funcionamiento de redes sociales ha cambiado no tanto la mirada, sino la relación entre cualquier sociedad y sus artistas populares.

¿Palito Ortega encaja en la idea de argentinidad?

– P.A.: Es una pregunta difícil. Habría que discutir mucho qué entendemos por argentinidad, cómo funciona la idea de argentinidad. Es una idea que representa una homogeneidad muy forzada, una idea de ser argentino que en realidad contradice toda evidencia sociológica o antropológica en la Argentina, que no es otra cosa que un enorme campo de diferencia y de desigualdades.

Ahora bien, si alguien quisiera proponer la imagen de Palito Ortega como una suerte de representación de la argentinidad, por supuesto que daría la idea de una gran homogeneidad, y una gran disciplina y aquiescencia con el sistema, con la manera en que está estructurada la sociedad, con el respeto por la jerarquía. Esta idea es totalmente contradictora con la argentinidad que representa un Maradona quien, por el contrario, se rebela contra la idea de encasillamientos jerárquicos.

En los años 60, fue uno de los pocos que pudo cantar en la TV española. Aquí junto a la popular Marisol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Misiones tiene tantas industrias como Chaco y Corrientes juntas

Así lo señaló el ministro de Hacienda, Adolfo Safrán, en su exposición ante legisladores de la Comisión de Presupuesto. En Misiones...

La reina que viajaba en cole

Una reina. Un pueblo jesuita. Historias de familia. 2400 kilómetros de viaje sentadas en colectivo. La historia de cómo se gestó la elección de la reina nacional de los estudiantes

Mía Mielniczuk: cuando la política se hace carne en una adolescente

Tiene 16 años y sus compañeros la pusieron al frente de la Dirección de Juventud Estudiantil de Campo Grande para que los represente ante el Ejecutivo. "Es una responsabilidad muy linda", aseguró Mía.

Una docente que no deja de enseñar

Al presentar su libro "Guía práctica para instituciones educativas. Nivel primario" Sonia Coutto dio la nota en la reciente feria del Libro de Apóstoles. Y vale la pena tomarse un rato para leer lo que ella sugiere

Los perros también quieren divertirse: proponen la creación de parques caninos

La iniciativa es de la Diputada Suzel Vaider. Zonas de Juegos, hidratación y descanso para esos compañeros que en muchas familias son un integrante más.