18.7 C
Posadas
domingo, julio 21, 2024

En vez de andar ‘paveando’, el pibe se levantó su propia casa

+INFO

Con tan sólo 13 años, Luke Thill eligió dejar atrás el aburrimiento en las vacaciones de verano y decidió cumplir el sueño de toda una generación: tener una casa propia. Y así, juntó plata al trabajar como cortador de pasto en su vecindario y comenzó a construir su pequeña vivienda de 27 metros cuadrados. Así, estrenó su casa antes de cumplir la mayoría de edad.

Luke Thill tomó la decisión de dejar atrás los largos días de vacaciones de verano en Iowa, Estados Unidos y comenzó a desarrollar un gran proyecto de vida: tener una casa propia. Con tan solo 13 años decidió dejar atrás el aburrimiento y puso en marcha una de las metas que parecería ser tan lejana para las generaciones jóvenes de todo el mundo. Debido a su gran determinación, pudo lograrlo con mucho esfuerzo antes de cumplir la mayoría de edad, algo impensado en la actualidad.

Luke junto a su casa.

Esto no fue fácil, el joven estadounidense debió acomodarse a un presupuesto y a un espacio acotado debido que la construyó en el patio de la casa de sus padres. Por lo tanto, la casa de Luke no tiene ambientes grandes, mucho menos adornos lujosos. Sin embargo, con mucha creatividad y dedicación pudo construir su propio hogar de 27 metros cuadrados que cuenta con una cocina, un living comedor, una cama grande para dormir, entre otros accesorios.

Progreso de la construcción.

Cuando el preadolescente le expresó la idea de lo que quería realizar a su papá, este le dejó muy en claro cómo se harían las cosas. “Vos vas a recaudar el dinero. Vos vas a trabajar para construirla. Y nadie más que vos será el dueño de ese lugar”, determinó Greg Thill, el padre de Luke.

El joven trabajó a la par que los adultos que lo ayudaron.

Estas reglas impuestas por su padre, fueron más que respetadas por Luke. Él, con mucha motivación, comenzó a crear un gran emprendimiento que consistía en realizar distintas tareas para recaudar fondos, como cortar el pasto de todo el vecindario. Asimismo, juntó dinero por internet con distintas acciones y buscó las formas necesarias para financiar su obra.

Luke trabajó como cortador de pasto para recaudar dinero.

Luke definió a esta construcción como una “vivienda inicial”, según publicó el medio local Des Moines Register.

El papá de Luke ayudó y lo motivó. La instalación eléctrica no tuvo problemas. En cambio, la parte sanitaria implicaba muchas obras y decidieron usar el baño de la casa principal

Muchos cuestionaron que su hogar en realidad se trataba de un cuarto de juegos o una casa de árbol debido que está ubicada en el patio trasero de la casa de sus padres, pero esta obra está lejos de ser simplemente una pieza aparte, es la cúspide de otros proyectos a futuro que Thill piensa llevar a cabo.  

“Era una oportunidad para que un joven hiciera algo más que jugar videojuegos o hacer deportes”, expresó el padre de Luke que colaboró con él y lo orientó durante el proceso de la obra.

Los inicios de un pequeño gran hogar

El sueño de Luke inició en las redes sociales, donde empezó a navegar a través de las distintas páginas y observó con detenimiento todos los videos que encontrara sobre casas pequeñas. “Me obsesioné con ellos y decidí construir la mía”, comentó el joven.

Luke junto a su padre construyeron la casa.

Además, las estrictas reglas de su padre lo obligaron a buscar distintas maneras de conseguir los materiales para la construcción. Algunos los encontró olvidados en su casa, otros los intercambió con algún vecino al ofrecer su trabajo como cortador de paso, y el resto de recursos los adquirió con el dinero que había recaudado.

Un vecino electricista le ayudó a hacer todo el cableado. Y hasta la puerta principal fue de un amigo. La recicló y quedó como nueva

Luke también buscó ayuda de distintos especialistas que le enseñaron a hacer algunos trabajos. “Un vecino electricista le ayudó a hacer todo cableado, a cambio Luke limpió su garaje. Otro lo ayudó a poner la alfombra y Luke le cortó el césped. También usó cosas que encontró en la casa de su abuela y la puerta de su casa la obtuvo de un amigo de su tío. Estaba en mal estado y Luke la dejó como nueva”, contó Greg, el padre de Luke.

La electricidad es eficiente.

Aparte de la puerta, el amigo de su tío también le dio algunas de sus viejas ventanas para alcanzar un total de 75% de materiales de construcción reciclados. De a poco la casa tomó forma, aunque se presentaron distintos contratiempos en el proceso como cosas que salieron mal y la falta de dinero para concretar algunas cuestiones. Estos problemas llevaron a que la obra estuviera por un tiempo detenida y se extendió más allá del verano.

Con unos 1500 dólares (y todo su trabajo) logró terminar la casa donde recibe a sus amigos y estudia

A su vez, el adolescente tuvo que resignar y reorganizar sus planos cuando se percató de que requería demasiado esfuerzo y dinero la instalación de un sistema de plomería funcional para poder tener un baño. De esta forma, no tiene otra opción más que regresar a la casa de sus padres para bañarse o hacer sus necesidades.

Planos de la casa.

La concreción de un sueño

Después de un año de mucho trabajo y un gran esfuerzo por parte de Luke, llegó el esperado día en el que por fin logró terminar su casa. La misma cuenta con 1,5 metros de ancho y tres metros de largo, además el gasto total fue de 1500 dólares.

Además de cocina cuenta con una heladera y una mesa -el detalle- plegable que ahorra mucho espacio

El muchacho culminó su propio lugar donde duerme varias veces a la semana, recibe a sus amigos y encuentra la concentración para poder estudiar. Definitivamente cumplió el sueño de todo joven, tener la comodidad de contar con una casa propia.

Concreción de la casa.

En 27 metros cuadrados, creó un pequeño living comedor y una cocina, con un acceso por escalera a la parte superior donde se ubica lo que define como “loft”, que en realidad es una cama amplia.

Al no tener cañerías, Luke debió resolver la falta de agua y, para eso, adaptó un gran frasco con una canilla y un bowl que captura el agua para que no caiga al suelo.

Frasco con canilla que captura el agua.

A su vez dispone de electricidad, una cocina con heladera, y el detalle de su sala de estar es una mesa plegable que le permite ahorrar una gran cantidad de espacio.

Mesa plegable.

En una visita guiada por la casa a través de un video en las redes sociales, Luke confesó que ahora tiene otros planes a futuro y que ya trabaja para construir su próxima gran vivienda. Cabe destacar que su próxima casa será un poco más grande e incluirá algunos detalles más. Sin dudas este joven autodidacta necesita tiempo, pero con su gran fuerza de voluntad y el espíritu emprendedor que posee, lo logrará.

Ventanas recicladas.

Investigación: Sofía Cabrera

spot_img

Ultimas Noticias