19.7 C
Posadas
lunes, abril 22, 2024

Colibríes, los invisibles aleteos de estas regiones

+INFO

Estas aves mágicas oriundas de América son cada vez más preciadas por su belleza, la polinización del ambiente y su connotación simbólica. Conocé más sobre los colibríes, cómo cuidarlos y un lugar ideal para admirarlos, el Jardín de los Picaflores en Puerto Iguazú

La cultura maya los identificaba como el símbolo de las almas de las personas que ya no están. Pero no es el único relato mítico. El Génesis relata que en el quinto día Dios crea los animales que pueblan las aguas y el aire, mientras que en el sexto día, antes del hombre, los animales habitan tierra firme. Entre ellos el colibrí, que es considerado el mensajero del cielo que nos llama a seguir adelante y dejar el pasado atrás.

La leyenda guaraní sostiene que es el guía de los santos difuntos. Según los guaraníes, el colibrí es el encargado de elevar al cielo a las almas que posan en una flor. Ellos sostienen que cuando un ser querido deja el plano terrenal, su alma se desprende de su cuerpo y se posa en una flor, donde se purifica, se perfuma y se conecta con la tierra. Allí espera a un colibrí, que es el encargado de llevarlo hacia el paraíso. Pero de vez en cuando el guía de los santos difuntos hace una parada para que las almas puedan ver una vez más a sus seres queridos.

Y hay más: La leyenda azteca habla de que el colibrí es el mensajero entre los dioses y los hombres. Los aztecas relacionaban a esta espectacular ave con Huitzilopochtli, el poderoso dios del sol, alma de un guerrero caído del cielo. 

En una palabra de norte a sur en el continente americano hay historias sobre colibríes: ¿casualidad? De ninguna manera. Es EL ave de estas tierras.

La belleza de estas pequeñas voladoras (que pesan unos pocos gramos) es incomparable, deslumbran con su plumaje lleno de colores vibrantes y su veloz aleteo es admirable, casi enigmático por la rapidez de fugarse entre el paisaje. Sin dudas los colibríes o picaflores son aves mágicas, se las relaciona con el buen augurio, la representación de seres queridos que trascendieron e inclusive leyendas míticas de la antigüedad.

Estos pájaros son originarios del continente americano y existen unas 340 especies descritas, la más pequeña es el colibrí zunzuncito que mide apenas unos 5,5 centímetros y la de mayor tamaño es el colibrí gigante que mide unos 25 cm. La velocidad de vuelo que poseen se ha medido en túneles de viento la cual llega a superar los 54 km/h2    

Todos los que presenciaron la visita de estas aves en su casa suelen esperar que los ejemplares regresen para poder apreciarlos una vez más, por esta razón existen distintas formas de no solamente atraer a las mismas, sino también de poder cuidarlas y preservar su vida de forma saludable.

Marilene Moschen en conjunto con su hijo Leandro Castillo desarrollaron un proyecto de conservación de picaflores, esto comenzó como un hobby hace aproximadamente 40 años. La madre de Leandro empezó a plantar flores para crear el ecosistema ideal y así poder atraer a las aves de forma natural, sin jaulas, de una manera en la que no afecte al comportamiento de los mismos ni perjudique al ambiente. Así se creó el Jardín de los Picaflores en Puerto Iguazú.

Jardín de los Picaflores.

Durante estos años se transformaron en grandes expertos para la atracción y cuidado de colibríes, por eso Leandro recomendó plantas a los interesados en crear un ecosistema saludable para estos seres especiales. “Algo muy genérico que crece en casi toda Argentina puede ser la salvia azul o la salvia guaranitica, el abutilon, la achira que también es muy buena, la pasiflora, el mburucuyá es muy atractiva, el ceibo, el palán palán, etc. Son todas plantas que crecen muy fácil en casi todas partes y van a atraer a los colibríes”, expresó.

Plantas que nutren a los picaflores.

Cabe destacar que existe una importante demanda en bebederos de colibríes, los cuales se comercializan como un elemento fácil de utilizar y de captar a estas especies. A pesar de ser una solución rápida, Leandro enfatizó sobre que este elemento no es de consumo primordial para la especie. “El bebedero tiene una composición de agua y azúcar, esto lo van a consumir como algo energético, como carbohidratos. No reemplazan a las flores, por lo cual siempre como base para generar un lugar para atraer colibríes es lograr un ecosistema con las plantas adecuadas primero y luego si quieren implementar estos bebederos van a funcionar como un complemento más dentro del jardín”.

Recomendaciones por parte de Pamela Gauto, veterinaria de colibríes.

Otra cuestión muy importante sobre estos bebederos es que el 50% de las personas que cuentan con uno, no sabe cómo utilizarlos correctamente y como consecuencia dañan a estas aves tan delicadas y frágiles. “La preparación se hace con agua sin cloro y únicamente azúcar blanca común, nunca se debe usar azúcar de mascabo, azúcar orgánica, morena, ni stevia: nada esto. Eso sí le va a traer problemas en el sistema digestivo del colibrí porque no lo asimilan debido al contenido de hierro muy alto. La forma correcta de preparar el bebedero son cuatro partes de agua y una de azúcar que se diluyen. No hay que hervirlo, ni hay que calentarlo, eso formaría un almíbar que ellos tampoco lo digieren, por eso lo más importante del bebedero es que hay que mantenerlo en la sombra a una altura aproximadamente de 1.80 metro para evitar predadores y realizar una limpieza diaria”, transmitió el experto.

En idioma guaraní se los llama “manumby” y la consideran un ave sagrada

Advirtió sobre lo más importante, la higiene. “No deben dejar más de un día sin lavar el bebedero. Eso va a empezar a fermentar porque el azúcar contiene levadura y lo que genera son hongos, eso afecta directamente los pulmones y la parte digestiva del colibrí, como consecuencia se termina muriendo infectado”.

Pasos para lavar bien el bebedero.

En cuanto a la limpieza correcta de esta fuente de alimentos secundaria Castillo explicó. “Se puede hacer con jabón blanco o jabón neutro, con un cepillito de dientes y adentro de las flores es recomendable pasarle un limpia brackets o algún palito para limpiar también el orificio de la flor. Se hace un enjuagado súper bien para no dejar restos de residuos y cada 24 hs se vuelve a preparar, hay que hacer un mantenimiento diario”.

El Jardín de los Picaflores

El nombre de este lugar ubicado en Puerto Iguazú específicamente en Fray Luis Beltran 150, es totalmente descriptivo, se trata de un pequeño jardín de una casa de la zona del centro urbano, más específicamente a tres cuadras de la terminal de ómnibus. En este lugar se pueden apreciar más de un centenar de picaflores en su hábitat natural, lleno de plantas que favorecen el desarrollo del ecosistema en donde también conviven otras especies como mariposas, murciélagos, tortugas, ranas y muchos otros seres maravillosos de la naturaleza.

Leandro comenta que en el jardín existen más de 300 plantas aptas para el consumo de los colibríes y alrededor de 18 bebederos que complementan la nutrición de tantos ejemplares que visitan el lugar día a día, a veces con mayor o menor frecuencia, depende de la época del año. “Cuantos más picaflores tenemos, más bebederos ponemos para evitar peleas porque son muy territoriales. En invierno solemos tener 18 bebederos aproximadamente, hay un promedio de 4 kilos y medio de azúcar por día. Durante la primavera es la época donde menos colibríes vamos a tener por la cantidad de flores que hay en el alrededor ya que es una zona de selva, son aproximadamente 6 bebederos y por día llegan a consumir un kilo y medio de azúcar”, aclaró el propietario.

Resulta imposible contabilizar la cantidad exacta de colibríes que pasan por este paraíso. “Están aproximadamente dos o tres minutitos dentro de nuestro jardín y ya se van a recorrer otros jardines. Sabemos que cada 40 o 50 minutos aproximadamente ellos repiten la visita, pero en cantidades sería imposible contarlos durante todo el día. Mirando en un solo momento podrían haber alrededor de 100 picaflores, en un paneo general. En invierno nos visitan mucho más, calculamos 200 o 300 ejemplares, así que deben ser miles los que visitan este lugar”, describió Castillo.

El dueño de esta maravilla natural describe esto como  algo único y especial. “Hay que pensar también que estas son aves endémicas de América, en otros continentes no hay picaflores. Habitan solamente desde Canadá hasta Tierra del Fuego, esto los torna algo tan especial también por ser de este continente.”

Algunas especies que habitan el Jardín.

Leandro aclaró que todo lo hacen de forma particular y que su objetivo es intentar motivar a las personas para que puedan crear su propio jardín repleto de vida, colores y bienestar. “Intentamos que la gente lo copie y lo replique, para armar estos ecosistemas y ayudar a las aves”, puntualizó.

Una oferta natural y amigable con el ambiente

“A la gente les gusta es algo distinto que pueden conocer dentro de lo que es la ciudad de Iguazú, sobre todo se trata de un atractivo que no cuenta con jaulas, es todo al aire libre y la gente valora mucho eso, el poder apreciar la naturaleza sin necesidad de encerrarla”, comentó Leandro acerca de su visión con respecto a la elección de los turistas de visitar su Jardín.

Finalizó con una breve descripción de la temporada de verano y la visita de viajeros tanto del país como del mundo. “En cuanto a la temporada de verano viene bien. Está bastante positivo, hay muchos extranjeros otra vez que pueden visitar el lugar con más las facilidad y menos restricciones. Así que debido a esto, aparecen más turistas y a nosotros nos favorece mucho el lugar geográfico porque estamos muy cerca del centro, entonces la gente ve que hay para hacer alrededor y terminan viniendo al Jardín. Siempre hay turistas que consumen esto. Es muy favorable para nosotros para poder mantener todo el ecosistema que generamos”, concluyó Leandro Castillo.

Las reservas para visitar este hermoso lugar al +5493757 547026, también cuentan con redes sociales “Jardín de los Picaflores” en Facebook e Instagram.

Datos curiosos sobre los Colibríes

● Son aves muy inteligentes, su cerebro es el más grande en el mundo de las aves y su corazón puede alcanzar un máximo de alrededor de 1200 latidos por minuto.

● Sus alas se mueven 60 veces por segundo, pueden hacerlo para arriba y abajo, para adelante y para atrás, son las únicas que pueden volar de esta manera.

Ilustración de Formentí.

● Su alimento principal es el néctar, también se alimentan de insectos y arañas pequeñas, usan estos para alimentar a sus crías.

● La esperanza de vida de estos animales es corta, no suelen superar el primer año de vida y algunos solo viven hasta 4 años. A pesar de esto, se reportaron colibríes que alcanzaron los 15 años.

● Tienen la capacidad de ver colores que los humanos no pueden percibir gracias a que poseen visión tetracromática.

Infografía del Laboratorio Stoddard.

● Son incapaces de caminar y saltar, utilizan sus patas para colgarse de las ramas de los árboles o de superficies sólidas para descansar o dormir y para rascarse.

● No son muy sociables, se reúnen únicamente cuando necesitan aparearse y cuidar de las crías.

● Los machos son polígamos y la etapa reproductiva depende de la temporada en la que existe mayor abundancia de flores y néctar.

● Poseen una técnica de apareamiento especial denominada “técnica de buceo” consiste en que los colibríes machos tienen que elevarse hasta 20 metros de altura para dejarse caer de súbito. Antes de alcanzar el suelo, hacen una vuelta en U, para volver a subir. La hembra se fija en los que logran llegar más alto y hacerlo con gracia.

● Los colibríes son ser aves agresivas cuando se trata de defender su territorio. Se les ha visto atacar con su pico a cuervos e incluso a halcones, que muchas veces les triplican el tamaño y la fuerza.

● Durante la noche su temperatura corporal se reduce de 40ºC a la temperatura ambiente y su corazón late solo un centenar de pulsaciones por minuto, asimismo sus riñones dejan de funcionar para evitar la muerte por deshidratación.

Colibrí elimina las altas temperaturas de su cuerpo.

● La hembra va y viene del nido hasta 140 veces al día para alimentar a sus crías.

● Para evitar el acoso por parte de machos agresivos, las hembras cambian su color verde y se “disfrazan” de macho con un azul brillante. Ellas logran verse prácticamente idénticas a los colibríes machos.

● Depredadores de colibríes: mantis, tarántula, libélula, avispa, halcón peregrino, correcaminos, cuervo, arrendajo azul, tucán, gato, etc.

Fuente: National Geographic en español.

Imagen de National Geographic.

Informes, investigación y notas: Sofía Cabrera

spot_img

Ultimas Noticias