16.2 C
Posadas
viernes, mayo 24, 2024

El fin de un ciclo único para la producción misionera por excelencia

+INFO

La yerba mate finaliza un ciclo de 22 años. Allí hubo crecimiento y buenos precios para que los productores pudieran mejorar. Muchos volvieron a cosechar. Ahora, se abre la importación desde Brasil. Allí no se estaciona la yerba: se la cosecha, seca, muele y envasa: la yerba argentina con estacionamiento tiene más virtudes nutricionales y de salud. Y además en los países vecinos no poseen controles de presencia de metales pesados

El liberalismo a ultranza produjo el desastre económico del mundo en 1929. El ‘dejar hacer, dejar pasar’ (su eslogan) no solucionó nada y la ‘mano invisible’ (el instrumento que tenían) nunca pudo volver a dar empleo a cientos y miles de trabajadores desesperados. Aunque el presidente Milei odie a John Maynard Keynes, fue este inglés precisamente quien salvó al mundo de esa hecatombre libertaria. Que la cuenten como quieran, pero así fue. O como dicen ahora, “no la quieren ver”.

John Keynes

En la década de 1930, la producción de yerba mate ya estaba bien asentada en Misiones. El Territorio Nacional tenía colonias muy activas y gobernadores que comprometían a los colonos a que planten yerba mate. La tecnología había aportado lo suyo para conseguir plantines. Todo estaba bien. Excepto en Buenos Aires donde el gobierno traía yerba de Brasil a cambio de trigo argentino.

¿Y la yerba misionera? Ah, bien gracias: es el libre mercado. Lo que hoy se vive en el mercado productor de yerba mate no es nuevo. Los colonos misioneros ya la vivieron una y otra vez. En abril arrancó la nueva época de cosecha de yerba mate. Y es una situación muy preocupante para el sector.

Por primera vez desde 2002 no habrá precio oficial para la hoja verde y la yerba canchada y los valores que se pagaron en el último mes es de 375 pesos, aunque la aspiración era llegar a cobrar 500 pesos por kilo de hoja verde. No va a poder ser.

Como resume Julio Peterson del INYM: “De los 12 mil productores que existen hoy, es porque se recuperaron casi 3 mil, gracias al INYM que resguardaba al pequeño productor, teniendo en cuenta los costos, la sustentabilidad y la producción”.

En la actualidad, unas 93 industrias procesan el total de la producción, de las cuales dos grandes en Corrientes manejan casi el 70% de la molienda (canchada). En Misiones se produce el 88% de la hoja verde de todo el país, pero es Corrientes la que industrializa.

Naturalmente, los países vecinos enviarán sus yerbas a Argentina contentos. No importa que Brasil no estacione la yerba mate. Eso no interesa. Cortan, secan, muelen, envasan.

Gustos son gustos: yerba brasileña (bien finita y sin estacionado).

Y los trabajos científicos muestran que una yerba asentada (como se hace en Misiones) es mejor para la salud: ver más abajo. La yerba canchada (secada y molida gruesa) debe estacionarse un tiempo que puede ser seis meses a dos años. Y una yerba mate estacionada tiene más capacidad para ayudar al organismo a contar con antioxidantes que deben combatir los radicales libres que se generan en el cuerpo. Clarito, ¿verdad? Y hay más.

Brasil y Paraguay admiten un mayor contenido de plomo, cadmio y arsénico en la yerba mate

La libertad extrema no debe descuidar la salud de la población. Al no haber trazabilidad no importará si Brasil y Paraguay están excedidos en las cifras de metales pesados permitidos: tanto en arsénico, como plomo y cadmio.

En la Argentina, el INYM había establecido patrones de máximos para la presencia de estos metales en la yerba. Pero Brasil y Paraguay no están dispuestos a respetar. Y piden cambiar las reglas del Mercosur para admitir mayor presencia de metales pesados.

spot_img

Ultimas Noticias