16.2 C
Posadas
viernes, mayo 24, 2024

Aumentarán controles en Triple Frontera por guerra entre Irán e Israel

+INFO

El Presidente Javier Milei reunió a sus ministros de urgencia tras recibir documentos sobre la vulnerabilidad para la seguridad en los límites con Brasil y Paraguay en el norte de Misiones. Irán lanzó un ataque de misiles y drones sobre Israel y puso en guardia al mundo

Javier Milei se hallaba de viaje. Había ido a Estados Unidos y se reunió con el fundador de Tesla y dueño de Twitter, Elon Musk. Conoció la famosa fábrica de autos eléctricos 100 por ciento y habrán hablado -casi con seguridad- de la provisión de litio (imprescindible para las baterías que mueven esos autos) el mineral que posee Argentina. También se hicieron anuncios sobre la aparición de Starlink la firma (también de Musk) que provee internet satelital de banda ancha a cualquier lugar del mundo desde los satélites que posee la firma y que están dando vueltas alrededor de la tierra. De hecho, Misiones fue una de las primeras en anunciar que contratará este servicio de Starlink para conectar los centros de salud, seguridad y educación de la provincia que se hallan más alejados.

Luego Milei tenía previsto viajar a Dinamarca para avanzar en la comprar de aviones caza F16 y hasta poder volar en uno de ellos.

Nada pudo ser. La crisis de medio oriente que desembocó en un ataque con drones y misiles de Irán a Israel provocó su retorno adelantado al país.

Los informes fueron generados por Inteligencia, Seguridad, Defensa, Cancillería, Interior y Estrategia y alertan “sobre debilidades del país”.

Y apenas llegado, se reunió en un Gabinete de crisis junto al jefe de Gabinete, Nicolás Posse; el asesor político, Santiago Caputo; el vocero Manuel Adorni, y los ministros de Economía, Luis Caputo; del Interior, Guillermo Francos; de Seguridad, Patricia Bullrich, y de Salud, Mario Russo. Más tarde arribó la vicepresidenta Victoria Villarruel. y el secretario de Legal y Técnica, Javier Herrera Bravo, entre otros.

Los funcionarios nacionales analizaron en profundidad los informes de los enlaces de Inteligencia, Seguridad, Defensa, Cancillería, Interior y Estrategia del Gobierno, que alertaron sobre las debilidades que existen a nivel local frente a estos grupos terroristas, señaló Infobae.

Y ahí surgió el tema: se encendió una alarma en las autoridades nacionales ya que se hizo foco en la vulnerabilidad existente en la denominada Triple Frontera, el límite entre Argentina, Brasil y Paraguay. En el norte de Misiones, el río Iguazú separa Argentina de Brasil (y Misiones del estado de Paraná) hasta llegar a su confluencia con el río Paraná. Allí en ese triángulo se distribuyen tres países: Argentina, Brasil y Paraguay.

Se trata de una zona de mucho tránsito, por la que pasan miles de personas a diario y en la que los controles son insuficientes, en cualquier época del año, por lo que, luego de los bombardeos iraníes, el Gobierno considera fundamental reforzar los mecanismos de prevención.

Ciudad del Este es la poderosa segunda ciudad paraguaya que nuclea una gran comunidad de comerciantes donde el comercio legal se mezcla con el ilícito de muchas maneras. Según investigaciones por los atentados a la embajada de Israel (1992) y la sede de la AMIA (1994), los explosivos pueden haber entrado por la Triple Frontera y en ese caso, haber sido transportados por tierra misionera.

Hezbollah tuvo que ver con el ataque a la embajada argentina de Israel

Segun el periodista argentino Gustavo Sierra, el grupo terrorista libanés Hezbollah mantiene sus conexiones en el límite argentino-brasileño-paraguayo. En principio, Hezbollah es de origen libanés pero sus milicianos son entrenados por la Guardia Revolucionaria Iraní. Desde allí, sus agentes lavan dinero, trafican cocaína y envían remesas a las organizaciones de apoyo. Sierra señaló a dos dirigentes que residen allí y que habrían estado involucrados en los atentos de 1992 y 1994: Mohammad Youssef Abdallah: el “líder espiritual y comandante regional del Hezbollah“, la calificación que le da la justicia estadounidense. Y, de acuerdo a la acusación del asesinado fiscal Alberto Nisman, uno de los involucrados en el atentado de la Amia. Y el otro es más famoso aún: Assad Ahmad Barakat, considerado el mayor recaudador del grupo terrorista en América Latina. El mismo Barakat admitió ante un reportero de la Associated Press en 2001 que era un “simpatizante y contribuyente” del Hezbollah. En 2018 fue arrestado, acusado de haber lavado millones de dólares para el grupo militante del Líbano. Se lo acusa entre otras cosas de haber pasado información vital para los comandos que luego atentaron contra la AMIA.

Por cuestiones estratégicas, los funcionarios que participaron de la primera reunión del comité de crisis tenían estrictas órdenes de no filtrar información sensible.

Por lo pronto, el Gobierno decidió reforzar la seguridad en varios puntos sensibles del país, como aeropuertos, instituciones religiosas y culturales vinculadas con la colectividad judía y las sedes de algunas embajadas.

Y hay fundamentos. La decisión, en esa oportunidad, se tomó luego de conocerse el fallo de la Cámara Federal de Casación Penal que sentenció que el ataque contra la embajada de Israel que ocurrió en marzo de 1992 y la bomba que hizo explotar la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994 “respondieron a un designio político y estratégico” de la República Islámica de Irán y ambos atentados fueron ejecutados por la organización terrorista Hezbollah.

Si a esos episodios, se les suma la muerte de un fiscal de la Nación que acusaba a una Presidente por el Pacto con Irán y la aún sospechosa presencia de un avión piloteado por un iraní que fuera detenido en Ezeiza, resultan evidentes que el peligro existe y se cierne sobre la Nación.

spot_img

Ultimas Noticias