11 C
Posadas
lunes, junio 21, 2021

Conducción Política II

+INFO

Becas Progresar: inscriben hasta el 30 de Abril

Este programa de acompañamiento está destinado a todos los y las estudiantes mayores de 18 años que se encuentren cursando sus trayectorias educativas...

Subsidio de $22.000 para monotributistas y autónomos: quiénes pueden cobrarlo

Esta medida beneficiará a trabajadores independientes que se desempeñen en los rubros más afectados por las nuevas medidas para bajar los contagios...

Andrea Bocelli y su fe: “Si la vida eterna no existiera todo perdería su significado”

"No creo en el reloj sin el relojero", sintetiza Bocelli su fe cristiana. Reflexionando sobre su profunda...

Inscriben al nuevo curso virtual de manipulación de alimentos

Está abierta la inscripción del curso online de Manipulación de Alimentos para aquellos que obtendrán la certificación por primera vez. La...

Ya Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón realizó una serie de charlas y exposiciones. Las mismas quedaron plasmadas, luego, en este documento: Conducción política. Esta selección de textos pone el acento -en esta ocasión- en la figura del conductor.

En la primera presidencia, JD Perón realizó las charlas sobre Conducción

El conductor es a veces conducido

Es decir que la conducción tiene ese fenómeno extraordinario, y el conductor es, a veces, conducido por los propios elementos de la conducción, cuando ellos están capacitados. Pero, si no lo están, la primera vez que flaqueen, el conductor se hunde él con todos sus cuadros. Quiero hacerles comprender que no se conduce ni lo inorgánico ni lo anárquico. Se conduce sólo lo orgánico y lo adoctrinado, lo que tiene una obediencia y una disciplina inteligentes y una iniciativa que permite actuar a cada hombre en su propia conducción. Esto es simple: un conductor, por genial que fuese, no podría llegar a cada uno de los millones de hombres que conduce. Hay una cosa que debe marchar sola; es decir, la doctrina, que pone a todo el mundo “a patear para el mismo arco”. Ya eso le da una dirección a la masa. Luego está la organización, que le da unidad en la ejecución de las cosas. Sin esa unidad de concepción y sin esa unidad de acción,”ni el diablo puede conducir”. Es decir que en la conducción no es suficiente con tener —como algunos creen— un conductor, ¡No!

El conductor debe ser maestro

Por eso conducir, en política, es difícil, porque a la vez de ser conductor hay que ser maestro; hay que enseñarle a la masa; hay que educarla; hay que enseñar a los intermediarios de la conducción, porque la conducción no se puede realizar con un hombre y una masa, porque esa masa no está encuadrada, se disocia. La masa debe estar encuadrada por hombres que tengan la misma doctrina del conductor, que hablen en su mismo idioma, que sientan como él. Eso es lo que nosotros queremos desarrollar y la tarea principal de la conducción. Sin eso no se puede conducir.

Es como si yo, general, quisiera ir a la guerra contra un país y le dijera al pueblo argentino: “¡Venga un millón de hombres; vamos a pelear!”

¿Adónde los voy a llevar?

Tengo que tomar al millón de hombres, enseñarles a pelear, desarrollar su instrucción, su intuición de lucha, su espíritu de lucha, darles la causa por la cual luchamos, y entonces sí: nombrar sus oficiales y suboficiales para que los encuadren. Después me pongo al frente, y entonces… ¡pan comido!

Conductores, cuadros y masas

Ese perfeccionamiento es la ventaja de la conducción.

Hay hombres que sin haber conducido nunca, conducen bien, y otros que habiéndolo hecho siempre, conducen mal. Los segundos quizá tengan otros conocimientos que escapan a los primeros.

De eso es, precisamente, de lo que nos servimos nosotros. Vamos a estudiar cuáles son las condiciones que deben tener esos conductores, cuáles deben ser las condiciones que debemos desarrollar en los auxiliares de la conducción, qué son los hombres que encuadran en la masa que se conduce, y que condiciones debe tener la masa para que obedezca y realice un trabajo inteligente, para que no sea una masa inerte, la que los romanos llamaban… “mudo y torpe rebaño”.

¡Esta no es la masa que le conviene a un hombre que conduce!

Juan Perón. Ilustración en tinta china de Sebastián Maissa

El barro y el estiércol

Nosotros, mal o bien, durante estos cuatro años hemos mantenido un grado de estabilidad, y dentro de ella un cierto grado de perfectibilidad. Hemos cambiado los sistemas, pero despacito, de a poco.

Es cierto que también, a veces, nos peleamos; pero la sangre no llega al río. Son discusiones pequeñas, “camandulería” de algunos “caudillitos” que todavía quedan. Eso obedece más qué a defectos de nuestra organización a defectos de los hombres, ¡Todos los problemas tienen solución; pero no todos los hombres tienen solución!
Alguna vez llega alguien con un problema y me lo entrega. Yo suelo decirle: “-Muy bien: el problema yo lo resuelvo; pero usted ¿qué quiere? Porque quién sabe si a usted lo puedo resolver”.

En la organización política tendremos siempre esos defectos, porque son los defectos de los hombres. Pretender que los hombres sean perfectos dentro de los elementos de la conducción sería pretender lo imposible. ¡Lo que nosotros tenemos que tratar es que sea perfecta, a pesar de los defectos de los hombres! Cuando construimos una pared no nos fijamos de qué están hechos los ladrillos, y solamente vemos si la pared nos cubre y el techo nos abriga. No pensamos que en los ladrillos se utilizan materiales como el barro y el estiércol.

La acción política es cuantitativa

En la organización política también hay que pensar en la construcción. Hay que construir el andamiaje orgánico y rellenarlo bien, sin mirar mucho. ¿Por qué? Porque la acción política es cuantitativa.

La acción del gobierno es cualitativa

Si pensamos en el gobierno, allí sí que hay que pensar de otra manera, porque la acción del gobierno es cualitativa. De manera que, al compulsar todos los elementos de la conducción, nosotros debemos tener como punto de partida que la perfección se alcanza en lo orgánico. Hay que trabajar de la periferia hacia adentro. Alcanzada la perfección orgánica, se puede alcanzar la perfección humana.

La vanidad de los conductores

Algunas veces los conductores creen que han llegado al pináculo de su gloria y se sienten semidioses. Entonces “meten la pata” todos los días.

Los conductores son solamente hombres, con todas las miserias, aun cuando con todas las virtudes de los demás hombres. Cuando un conductor cree que ha llegado a ser un enviado de Dios, comienza a perderse. Abusa de su autoridad y de su poder; no respeta a los hombres y desprecia al pueblo. Allí comienza a firmar su sentencia de muerte.

Perón leyó a todos los clásicos a los que citaba. Entre ellos, a Napoleón Bonaparte.

El conductor perfecto

Por lo tanto, la conducción debe estar en manos de hombres de un perfecto equilibrio. Napoleón lo definía como un perfecto cuadrado: los valores morales son la base; los intelectuales, la altura. Es necesario que un conductor tenga tanto de unos como de otros. Si logra ese equilibrio, es el hombre de la conducción; pero cuando se le van los valores morales sobre los intelectuales, lo llevan a realizar cosas inconsultas, y cuando estos últimos lo sacan de las virtudes, ya no deja “macana” por hacer.

(Fin segunda parte).

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Amadeo, el carnero criado como perro que tiene tik tok

Situación: una pareja de profesionales. El, psicólogo. Ella, especialista en Marketing. Una casa en Oberá. Gran...

La bandera más larga ya está en Eldorado pero no la presentan por mal tiempo

El proyecto Alta en el Cielo, impulsado por el Departamento de Ornamentación del municipio de Eldorado...

En defensa del monte misionero

Un relato ficcional propone enviar una declaración de amor hacia el monte misionero. Y, en medio de la espesa vegetación, los animales y los seres mitológicos, una reflexión y -no menos importante- poder acceder a un libro completo por esta página.

El mejor amigo del policía

La relación entre el ser humano y los perros es muy antigua. Cuidado y alimentos por un lado, fidelidad y servicios por el otro. En la Brigada de canes en Posadas los preparan para -como dicen las historietas- combatir el crimen y resolver los delitos

Conociendo al doctor Cesino, diputado provincial

Un retrato a fondo del diputado Martín Cesino, recientemente reelecto para un período más en la Legislatura provincial. Todo su recorrido desde la infancia hasta la actualidad.