24.5 C
Posadas
domingo, febrero 5, 2023

Maia Ayrault, en perpetua voluntad de servir

+INFO

Abusaba de su hijastra: su mujer lo sorprendió y lo castró completamente

El hecho ocurrió en Vietnam. La chica de 15 años, hija de la mujer, venía diciéndole a la madre que esto...

El actor de Transformers en un retiro espiritual se prepara para dar vida al Padre Pío

Fraile capuchino (izquierda), actor Shia Labeouf (derecha) El fraile Hai Ho compartió en Instagram una “divertida sorpresa”, pues...

Chau letrina, con el Plan Arreglo Mi Casa

Una simple historia. Castorina Do Amaral de Colonia Alberdi, vivía con diez personas (hijos y nietos) en una humilde casita de...

Lo que viene es una revolución de la miel

Por Facundo López Sartori, Ministro del Agro En nuestra provincia hay más de mil...

Hace más de 30 años que Maia Ayrault realiza ad-honorem junto a otras personas tareas de voluntariados en el Hospital Escuela de Agudos Dr. Ramón Madariaga, en el Hospital de pediatría Dr. Fernando Barreyro, en el Hospital Nuestra Sra. de Fátima y en el Instituto Misionero del Cáncer. Su Asociación Civil se llama Voluntades y tuvieron que readaptarse a los tiempos de pandemia

Maia Ayrault camina, anda. No queda quieta. Nunca. Y recuerda la primera vez que realizó este tipo de actividad. “Un día me dieron de California -el supermercado- un carrito, puse los libros de mi mamá, y me largué. La verdad que con mucha emoción, porque entré por primera vez, pieza por pieza y fui muy bien recibida por los médicos, las enfermeras, todo”. Desde esa primera visita, no pararon de crecer. Claro, en aquel entonces era simplemente, el Hospital Madariaga. Pero hoy es el Hospital Escuela de Agudos, el Hospital de Pediatría, el Instituto Misionero del Cáncer y el Hospital de Fátima.

Este grupo hace más de 30 años que visita semana tras semana las diferentes instituciones, para brindar asistencia y acompañamiento tanto espiritual como material. Maia Ayrault, la fundadora de esta asociación, junto a José -su esposo-, sus hijos -Cesar y Nicolás-, y otros colaboradores, dedican su tiempo y cariño al acompañamiento de quienes lo necesitan.

Un reconocimiento. En 2015 recibió el premio Yvonne Pierron por su labor

Hoy por hoy son más de 60 colaboradores y de 20 miembros activos, que trabajan día a día en esta noble labor. Reciben donaciones de

  • ropa para hombres, mujeres y niños,
  • elementos de higiene personal
  • papel higiénico,
  • jabón blanco,
  • maquinas de afeitar,
  • cepillos de dientes,
  • pasta dental-,
  • pañales para niños y adultos,
  • revistas,
  • libros,
  • juegos,

además de dinero para algunos pedidos especiales, como ser lo regalitos que preparan para los pacientes de que se realizan quimios.

Sobre ello, Maia menciona cuáles son los elementos que precisan. “Lo que siempre necesitamos son toallas, champú, desodorante, pasta dental, jabón común, para armar los kits de higiene. También dinero, para las meriendas. Aunque cualquier donación es más que bienvenida, siempre que venga del corazón”.

Regalitos preparados para los pacientes que se están realizando quimio. Pañuelos, turbantes y otros accesorios.

Debido a la pandemia del Covid-19, se debieron readaptar, y actualmente realizar sus visitan los miércoles de cada semana, con todos los protocolos correspondientes, recorriendo los alrededores de las instituciones, sin ingresar en ellas.

Tiempos de pandemia

Como otra medida por la pandemia, decidieron montar un pequeño local en el centro, ubicado en calle Santa Fe, que funciona como núcleo de la asociación.

“El local vino a ser como el motor de todo, porque, de golpe al no poder ingresar nosotros en los hospitales desde marzo del año pasado, quedamos en un momento como desarmados, así que el tema fue reorganizarnos. Hacemos dos personas por día, organizando según lo que tenemos para hacer”.

Cuando pudo conocer a otra gran servidora como Yvonne Pierron

En este local, los miembros de la asociación lavan, cosen, planchan, y preparan los paquetes para repartir. En estos tiempos, están entregando bolsitas con galletitas, bizcochos y dulces para la merienda, como así también ropas, elementos de higiene y mantitas elaboradas a partir de retazos.

Maia y Cesar entregando un bolsón de donaciones, en el Hospital Pediátrico.

También, contribuyen realizando llamados y enviando mensajes a familiares de personas del interior que no puedan comunicarse.

La pandemia no ha sido sencilla, ya que su tarea se vio interrumpida por las restricciones, en este sentido, “Lo que más se extraña de la época previa al covid es el contacto con la gente. La pandemia nos separó a nosotros, los voluntarios, de las personas, todo un año entero. Por suerte, y con los debidos protocolos y elementos, estamos pudiendo volver de a poco, por lo menos desde afuera”.

Maia, José y Cesar conversando con familiares de pacientes

CONTACTO:

maiaero235@gmail.com o al 3764-520813

DONACIONES

Lunes, miércoles y viernes de 16:30 a 18 hs – Santa Fe 1446 – 2do Piso “E” – Edificio Juan Pablo 7 – Posadas, Misiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

¿Cruzar al Brasil atravesando una calle? Sí. En San Antonio

Funcionaba la integración antes que en los papeles. Es inevitable. La gente de un lado y otro se conoce, se trata, hace negocios, se visita. Ahora, además podrá usar ese cruce fronterizo para viajes más largos

Los orígenes religiosos y filosóficos de la misoginia

Las religiones suelen ser dirigidas por varones. Y la filosofía también. Y desde esos ámbitos hubo una misoginia bastante evidente (en los grandes textos) y en el lugar que dejaron ocupar a la mujer. El mensaje del cristianismo en sus inicios no pareció ser ése. Pero fue mutando. Una novela del misionero Eduardo Torres buceará estas cuestiones. Y hoy se presenta un adelanto

El puerto de Posadas ya espera las barcazas y remolcador

El puerto de Posadas está cada vez más cerca de volver a operar. El primer viaje (ya se sabe) serán 40 contenedores que irán en dos barcazas empujadas por un remolcador. Y los productos que se transporten serán pasta celulosa y té en hebras

Yasmine no era feliz pero al menos, salvó a su hija

Yasmine Mohammed no tuvo suerte. Su mamá no la quería. Y para empeorar, su padrastro primero le negó las alegrías, luego le pegaba para descargarse y finalmente abusó de ella. Se casó con uno de los terroristas que atacó las Torres Gemelas. Sin embargo, esta (cruel) vida de película no impidió que luche y luche por las mujeres que quieren ser libres. Esta es su historia

Decomisaron 16 mil kilos de achuras en Santa Fe

El camión partió desde Reconquista y tenía como destino la ciudad de Rosario. En la capital provincial, un vecino denunció: el...