26 C
Posadas
lunes, enero 30, 2023

El Potrero que se convirtió en una granja educativa en Los Helechos

+INFO

Abusaba de su hijastra: su mujer lo sorprendió y lo castró completamente

El hecho ocurrió en Vietnam. La chica de 15 años, hija de la mujer, venía diciéndole a la madre que esto...

El actor de Transformers en un retiro espiritual se prepara para dar vida al Padre Pío

Fraile capuchino (izquierda), actor Shia Labeouf (derecha) El fraile Hai Ho compartió en Instagram una “divertida sorpresa”, pues...

Chau letrina, con el Plan Arreglo Mi Casa

Una simple historia. Castorina Do Amaral de Colonia Alberdi, vivía con diez personas (hijos y nietos) en una humilde casita de...

Lo que viene es una revolución de la miel

Por Facundo López Sartori, Ministro del Agro En nuestra provincia hay más de mil...

Cristian Jakinchuk junto a su esposa Patricia O’ Higgins y sus hijas Delfina y Milena viven en Oberá. Sin embargo, él viaja todos los días a la chacra familiar que poseen en Los Helechos. Ellos disfrutan de la naturaleza y de los animales, por eso pensaron que podían compartir sus conocimientos abriendo una granja educativa.

Cristian relata “Nosotros arrancamos en el 2019 con la construcción. Era un potrero y por ende, así se llama y cuenta con siete hectáreas. Anteriormente, mis bisabuelos criaban animales ahí. Después eso fue abandonado y tenía malezas altas y monte”. La idea era abrir las puertas al público en el 2020, pero la pandemia complejizo el inicio. Sin embargo, ellos siguieron preparando el lugar para recibir a los visitantes “Ese año se nos complicó un poco, así que continuamos trabajando, incorporando cosas y una vez que se fue tranquilizando un poco el tema de la pandemia, a fines del 2020, lo que hicimos fue abrir al público”.


Convertir el sueño en realidad significó mucho trabajo e inversión. “Es un emprendimiento familiar. Surgió la idea nuestra, con mi señora, de armar algo. Teníamos ese predio abandonado y estuvimos pensando qué podíamos hacer para explotarlo y justamente como en la zona no contamos con una granja y la mayoría de las escuelas hace el viaje a granjas, entonces decidimos armar el emprendimiento”.
El carácter emprendedor de Cristian y su esposa les permitió soñar y concretar su propuesta. El motor que los movilizó, ante tal desafío, fue la posibilidad de realizar actividades que disfrutan y consideran que forman parte de las demandas de los padres y de sus hijos. “Es algo que nos gusta mucho, trabajar con la tierra y los más chiquitos”. Luego de pensar y analizar cómo llevar adelante el proyecto, se destinó parte del predio para la producción y parte para el emprendimiento.


“Cuento con una chacra de 25 hectáreas y gran parte consta de productos de Misiones, yerba, té y pino. Dentro de esa chacra se encuentra El Potrero que son 7 hectáreas que fueron destinadas para la granja educativa”. Cristian puntualiza las actividades que se pueden realizar: “Nosotros abrimos los domingos por la tarde al público el predio para que las familias vayan con sus chicos a pasar una tarde de campo, de granja. Pueden llevar sus mates, sus sillones, recorrer el predio, mirar los animales. Tenemos un mini kiosco y hacemos torta frita. El predio está equipado con baños. También tenemos un sector con placita para juegos, arenero y todo el predio que lo usan para caminar, recorrer y el arroyito para mojarse los pies”.

Instalaciones para todos los gustos


“Tenemos dos quinchos. Un quincho grande y un quincho chico que también lo solemos alquilar para eventos. Para lo que más nos alquilan es para cumpleaños infantiles, retiros espirituales porque como es un lugar tranquilo es adecuado para esas actividades”. Si algunos desean quedarse a dormir, pueden hacerlo.“ También contamos con una cabaña, que la habilitamos hace unos ocho meses, totalmente equipada para cuatro personas que se encuentra dentro del predio”. Al ser consultado sobre la cantidad de personas que trabajan en la granja responde “Mayormente trabajamos mi señora y yo siempre y después el personal acorde al grupo que nos visita. Casi siempre contratamos a cinco o seis personas si son grupos numerosos de chicos y los tenemos que repartir en dos grupos, es más personal”.


Aprender jugando y disfrutando de los animales

Jakinchuk describe “Dentro de ese potrero cuento con un arroyito chiquito y varias vertientes que alimentan las lagunas que fuimos armando para varias actividades. Que son paseos en botes y kayaks. Después se construyó el quincho grande con una cocina equipada con todos los utensilios para atender a los chicos que nos visitan”. Los niños pueden visitar la granja con sus docentes e interactuar con los animales. “En lo que resta del predio se encuentran los diversos corrales de los animales con los que contamos. Vacas, caballos, ovejas y chivitos. En el sector jaulas, tenemos cobayos, codornices, conejos, gallinas, gallos, etc.”Cristian agrega “También tenemos una laguna pequeña cercana donde están los gansos y los patos y un corral con los pavos”.

Las instituciones que opten por visitar la granja pueden acceder, durante un día, a distintas actividades “El proyecto cuenta con circuito bastante completo, para el día completo. Consta de alimentar a todos los animales que tenemos. Los chicos interactúan con la mayoría de ellos. Se les dan charlas con respecto a cada animal, como vive cada animal, como se reproducen y demás. También tenemos el taller de pintura, el taller de cocina y el taller de huerta. Hacemos paseos en tractor con un acoplado grande, paseos en bote o en kayak con los chicos y si se puede y están disponibles algún paseo en caballo u hacer un recorrido por algún sendero”.
Sobre las fechas disponibles y la forma de difusión de la granja manifiesta“Las escuelas acostumbran a viajar en la segunda parte del año. Septiembre, octubre, noviembre. Nosotros, el año pasado, arrancamos con los grupos de escuelas y la verdad es todo un éxito y un desafío porque somos nuevos, pero nos trasmitían los docentes que quedaron sorprendidos por los servicios que brindamos, por las actividades que hacemos y tratamos de estar en todos los detalles”. En la separación del publico se visualizan intereses y temporadas distintas “Después, lo que es al público en general, en otoño invierno es cuando más concurren las personas porque en verano la gente busca el chapuzón, la pileta, el arroyo y nosotros eso no tenemos, pero en invierno sí. Agarran su mate, suben a sus gurises y así van a disfrutar una tarde en la granja”.

El público es el mejor difusor

Para aquellos que deseen visitarlo, la granja se encuentrapartiendo de Oberá a quince kilómetros por la Ruta cinco yendo a Panambí. Luego son 500 metros de camino entoscado y de fácil acceso. La manera en que comenzaron a hacerse conocidos dependió, en gran parte, de los mismos visitantes.“Se trasmitió mucho lo que es el boca en boca nuestro emprendimiento porque recibimos muchas visitas. El año pasado más que nada y se va desparramando y la gente se entera”, se enorgullece el propietario. Para contactarlos disponen del correo electrónico granjaelpotrero@gmail.com, la página de Facebook Granja El Potrero y el número de teléfono3755-436613 para info y reservas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Oberá ya prevé al menos 500 participantes para su Cicloturismo en el monte

Serán dos días: el 11 y 12 de febrero de 2023 en Parque de la Selva. Se esperan visitantes de la provincia...

Tiene 12 años y creó un lavarropas con un balde, un palo y una botella

Sí, un lavarropas tracción a sangre. Muy sencillo en la idea pero que funciona. El principio de que el agua con el detergente va pasando por la ropa y produce el limpiado de la misma. Bien por Mileva

Se acerca un cometa verde y se podrá ver con largavistas

El cometa ZTF se podrá ver desde Argentina. Se trata del cometa verde, que se acercará a la Tierra por primera...

Karla Johan: La pandemia cambió el consumo de mate y el Mundial le dio presencia global

Es de Leandro Alem y es una de las más famosas sommelier del país especializada en yerba mate. Su perspectiva acerca de la realidad que vive el producto madre de Misiones y cómo la pandemia y el Mundial de fútbol cambiaron algunas cosas

Ni arroz ni secador: lo que hay que hacer cuando cae el celular al agua

No. No sirven ni la cama de arroz ni el secador de pelo. Hay pocas acciones felices para tratar de salvar un celular que acuatizó. Pero vale la pena conocerlas. Aquí van