24.7 C
Posadas
jueves, julio 25, 2024

Conductores alcoholizados: una pandemia que no cesa

+INFO

Salió del camino y terminó en un terraplén en la entrada de una casa. Fue en Aristóbulo del Valle. Manejaba (?) con 3,22 gramos de alcohol en sangre y terminó en la vereda de una casa: ileso y detenido. En Campo Grande, otro conductor despistó y tenía 1,84 de alcohol en sangre. Y un motociclista salió a andar con 2,71.

Hubo una época en que la publicidad era “No dispare” y mostraba un auto que se transformaba en una pistola. Porque el mensaje era ese: manejar con mucho alcohol encima era como andar con un arma apuntando a la gente. Y pedían eso, claro: “No dispare”. O sea no use su auto si tiene una copas encima. Tiene 53 años y conducía en estado de ebriedad un Volkswagen 1500, perdió el control al subir un desnivel y quedar frente a la vereda de una vivienda en Aristóbulo del Valle. El reporte policial se inhibe de adjetivaciones pero se puede acotar que iba borracho como una cuba. El detalle impactante fue la cantidad de alcohol que corría por sus venas. El nivel marcó 3,22 miligramos y eso dio la medición.


No sólo que hay alcohol cero en vigencia sino que arriba de 3 puntos ya está en un estado de embriaguez absoluta donde la conducción es imposible, dicen los manuales. Pero este hombre igual lo intentó. El cálculo es así: si hubiera estado tomando cerveza lo mínimo que ingirió fueron dos litros y medio. Y si hubiera sido vino, lo mínimo que bebió fue un litro y medio de tinto.
Los agentes de la Comisaría 1.ª de esa localidad, pasadas las 19 hor, se dirigieron hasta el barrio 60 Viviendas debido a que había ocurrido un siniestro vial. Al llegar al lugar notaron que el conductor se encontraba en estado de ebriedad y sin lesiones.


Seguidamente, se le realizó el test que arrojó positivo con 3,22 gramos de alcohol en sangre. Por este motivo, con la orden del Juez de Paz local, el hombre quedó detenido y el vehículo secuestrado.

Otros dos conductores borrachos

Primeramente, en Campo Grande un hombre de 32 años que conducía un Volkswagen Pointer terminó despistando en un sector de malezas. El hombre tenía 1,84 gramos de alcohol en sangre y resultó ileso.

Por otro lado, en la localidad de Guaraní, un motociclista de 28 años efectuaba maniobras peligrosas sobre la Ruta Nacional 14, donde fue interceptado por los agentes de la comisaría.


En tanto, los efectivos de la División Seguridad Vial y Turismo, llevaron a cabo el test que arrojó positivo con 2,71 gramos de alcohol en sangre.
Finalmente, ambos conductores quedaron detenidos en las respectivas dependencias policiales a disposición del Juez de Paz y los vehículos fueron secuestrados.

Además, se les labró el acta de infracción a la Ley Nacional de Tránsito 24.449.

spot_img

Ultimas Noticias