25 C
Posadas
miércoles, febrero 28, 2024

Frozen: pagan por ser congelados y revivir en el futuro

+INFO

Hay un Instituto que se dedica a ello. Ya tienen 160 cuerpos congelados allí y cien mascotas también. Pero Dennis Kowalski le puso el cuerpo a la historia, al ser el dueño del proyecto. “Yo toco y yo canto”, habrá dicho. Así, presentó a su esposa María y a sus tres hijos. Los cinco quedarán congelados a 195 grados bajo cero una vez muertos. ¿El costo? 28 mil dólares per capita

Desde fines del siglo XX viene avanzando la idea de usar la criogenia para viajar al futuro o vencer a la muerte. Se trata de una técnica en la cual se congela el cuerpo de alguien para ser despertado cuando los avances médicos sean lo suficientemente avanzados como para que puedan continuar viviendo luego de ser descongelados. Aunque existen antecedentes: a mediados de los años 60, cuando un cáncer lo puso contra las cuerdas, se dijo que Walt Disney había recurrido a esta técnica para conservar su cuerpo hacia el futuro. Y allí, en ese entonces incierto, volver a la vida con las posibilidades de ser curado y continuar su existencia. Pero -como sostiene la familia- Walt Disney está bien muerto y su cuerpo no está conservado en criogenia.

Dennis Kowalski junto a su esposa María ya tienen todo firmado para cuando mueran.


Pero hubo alguien que se tomó la cuestión muy a pecho: Dennis Kowalski, de 54 años tiene su empresa que se dedica a la cuestión. Y decidió que él y su esposa (que son mayores) y luego sus tres hijos varones contarán con la posibilidad de ser congelados y conservados -como un trozo de peceto que se guarda para la cena de Nochebuena- para el futuro.

Los tres hijos de la pareja Kowalski: Jacob (19) Danny (17 años) y James de 16 años


La preservación se hará en tanques de nitrógeno líquido, con la esperanza de despertar en el futuro.
Sería muy similar a lo que le sucede a Fry, el protagonista de Futurama: un joven que es congelado por accidente en 1999 y se despierta en el año 3000.

Kowalski se inspiró en un programa de televisión que él miraba cuando era joven, en los años ’70, y empezó a investigar. Hoy dirige el Cryonics Institute, organismo especializado en este tema.


En qué consiste


La criónica “es la práctica de preservar a seres humanos y animales a temperaturas criogénicas con la esperanza de que la ciencia futura pueda devolverles un estado de vida saludable, así como rejuvenecerlos”, según la Biblioteca Nacional de Medicina.


El proceso de conservación consiste en enfriar el cuerpo a una temperatura muy baja, normalmente por debajo de los -195 grados Celsius. De este modo, se detiene toda actividad biológica y se evita cualquier daño a las células.
Mientras que el director del Cryonics Institute cree que dentro de 100 años existirá la tecnología para revivir a alguien de entre los muertos y afirmó que “nadie conoce el futuro, y es imposible saberlo con seguridad”. “No tienes nada que perder conservando tu cuerpo después de la muerte, pero potencialmente todo que ganar”, añadió.


Experimento criogénico: una decisión familiar

Kowalski reveló que él, su mujer y sus tres hijos ya firmaron para que sus cuerpos sean preservados: “Lo hablé con ellos y lo entienden”. “Están de acuerdo en que la posibilidad de despertar, aunque sea escasa, merece la pena. También son bastante optimistas sobre el futuro”, agregó.

En este instituto sito en Michigan ya tienen 160 cuerpos humanos congelados y 100 mascotas


Kowalski explicó que su decisión de pagar 28 mil dólares por persona “no está profundamente arraigada en el miedo a la muerte”. En cambio, le fascina la idea de despertarse en el futuro. Además, él cree que “la ciencia real es aún más mágica si le das una oportunidad. Soy un soñador, pero también un realista. Entiendo que quizá no funcione, pero merece la pena intentarlo”.

spot_img

Ultimas Noticias