21.9 C
Posadas
sábado, febrero 24, 2024

Una pasión metálica

+INFO

La numismática (o coleccionismo de monedas) gana lugar en Misiones. Hay más de cien personas agrupadas en una entidad (Cenufim) y si tienen una pieza difícil y costosa no es que la venden así nomás, por más que el precio sea extremadamente bueno. La historia de Yino Arenhardt

Enero de 2024. Crisis y precios altísimos. “Pagarán hasta 125 mil pesos por UNA moneda de 50 centavos del siglo XIX”, fue la nota destacada. Alguien estaba dispuesto a poner ese monto por una simple pieza de metal (100% plata, según se consignó) y de 1882.

“Sí, la tengo”, dice con humildad Yino Arenhardt oriundo de Campo Grande y estudiante de Kinesiología en la Universidad Nacional del Alto Uruguay. “Pero no la voy a vender”.

Esto -que suena irracional para cualquiera en épocas de sequía financiera y de pocos mangos en la calle- tiene su lógica en los que aman la numismática.

Contando las moneditas

“Las tengo todas de esa serie, acota Yino: Son conocidas como patacones. Tengo las de 50, 20, 10, 2 y 1 Centavos de esa serie. Hay una más grande que es la de 1 Peso de patacón que es mucho mas cara y que por el momento no la tengo. Estas las conseguí comprando en una tienda de Numismática en Buenos Aires”.

Todo ordenado y clasificado.

Así, de a poco, la pasión va entrando. Algunos lo consideran un pasatiempo. “La numismática para mí es un hobby. En sí, es una ciencia auxiliar que se encarga del estudio y la investigación de monedas, billetes y medallas”, acota con precisión.

Las monedas han sido objetos coleccionables durante siglos. No obstante, esta era apenas una afición particular de individuos curiosos por el arte y la historia de las monedas.

Durante y después del Renacimiento, la colección de monedas antiguas cobró más interés. Los nobles de la época y los estudiosos del pasado disfrutaban de ver las efigies de antiguos emperadores y los grabados de dioses y héroes míticos.

No fue hasta el siglo XIX que realmente comenzaron a surgir sociedades de coleccionistas de monedas, como la Royal Numismatic Society de Londres, en 1836.

Todo comenzó cuando hallé en la casa de mi bisabuelo latas llenas de monedas. Era un tesoro: las guardé y me puse a seleccionarlas, cuenta yino Arenhardt

Para Arenhardt, la pasión tiene una fecha precisa y está relacionado con vivir en la chacra y haber compartido momentos con sus antecesores. “Todo comenzó a los diez años, cuando en la casa ya abandonada de mi bisabuelo paterno encontré latas llenas de monedas. Fue como encontrar un tesoro, desde ese dia las junté a todas, las guardé y me puse a seleccionarlas”.

Este tipo de monedas halló Gino en el tesoro de la casa de su bisabuelo

Y sí, había muchas del país vecino. “Mayormente eran monedas del Brasil y había algunas de Argentina. Debido a que mis ancestros vinieron de Alemania pararon en Brasil un tiempo y se pasaron para Misiones”. Y con ellos llevaban su reserva en metálico.

Y con el paso de los años, se van acumulando. “Tengo varios kilos de monedas. Pero seleccionadas, son más de 500 de las cuales 260 son de diferentes paises del mundo que me fueron dando amigos y familiares en sus viajes que fui sumando a la colección con el pasar de los años”, acota el joven coleccionista.

Sí, aunque usted no lo crea: Medio real argentino.

Y de las difíciles o raras, ¿hay algunas historias?

Sí, vaya que las hay.

“Entre las más difíciles puedo decir que son los centavos de la Confederación Argentina o los Reales Argentinos (no siempre hubo Pesos en 🇦🇷): todas tienen un valor económico. Pero algunas tienen un valor mas sentimental, como por ejemplo estos 4 centavos de 1854 de la Confederación Argentina que fue encontrada haciendo la base de una casa en Santo Tomé Corrientes (se le habrá caído a un gaucho hace 170 años atrás)”.

Hay un trabajo de seleccionar, ordenar, guardar e identificar a cada moneda

Y los numismáticos se buscan, sí señor. “Sí, en la provincia existe Ce.Nu.FiM. Centro Numismático y Filatelico del cual somos más de 105 integrantes de todas partes. No tenemos un espacio propio pero una vez al mes se hacen reuniones en Posadas y anuales en diferentes puntos de la provincia. Una vez se hizo en Campo Viera, y este año está proyectado hacerlo en Oberá. Hicieron el año pasado en Virasoro Corrientes, pero no pude ir. Después hay eventos muchos más grandes en Buenos aires y Córdoba”, acota Arenhardt.

Daniel Ortigoza.

Y allí se suma el titular del Cenufim, Daniel Ortigoza. “Somos un grupo de coleccionistas, tanto de monedas, billetes y sellos postales, es decir, numismática, notafilia y filatelia, respectivamente. Yo, particularmente tengo 40 años y desde los ocho colecciono. Y es el caso de muchos socios de nuestro centro que han comenzado de muy chiquitos y a coleccionar diferentes disciplinas. Y bueno, han transitado el coleccionismo solos, por ahí conociendo alguno que otro amiguito que colecciona para hacer intercambios. Y nosotros hace mucho tiempo hemos comenzado, esto fue ya a principios del 2000. La primera etapa de la primera década de la época del 2000, 2008, 2010. Hemos comenzado a juntarnos; he detectado algunos coleccionistas; empezar a armar algunas reuniones de canje. Después con las redes sociales nos fue muchísimo más fácil poder detectar y reclutar coleccionistas, ni hablar con la llegada de Whatsapp”.

“Numismáticos del mundo, uníos”. Ahí están con los pibes del semillero y esta pasión.

Y así surgen las metas. “Nuestro principal objetivo es difundir el coleccionismo y detectar a coleccionistas en Misiones y nordeste de Corrientes. Organizamos encuentros y exposiciones, como la que hicimos en noviembre en Virasoro, donde contamos con la presencia de profesionales, comerciantes y expositores de diferentes regiones del país e incluso internacionales”.

También realizaron una exposición en Posadas el año pasado y próximamente están planeando otra en Oberá en Semana Santa.

La numismática es una rama auxiliar de la Historia: somos guardianes y defensores de piezas históricas, dijo Ortigoza

“A partir de 2022, concretamos nuestro sueño de transformarlo en un centro numismático. Elaboramos nuestro tatuto, nos afiliamos a la Fenima, que es la Federación de Entidades Numismáticas y Medallísticas Argentina. Somos parte de esa federación que nos representa a nivel nacional e internacional. A la cabeza, yo como presidente, y comparto la Comisión Delectiva con otros 4 socios, Vicepresidente, Matías Guitler, Secretario Jorge Medina, Tesorero Javier Zanec y Vocal Alejandro Nazaruc. Este es el segundo año de esta Comisión Directiva. Buscamos dar a conocer lo que hacemos. Que no es solamente un hobby, sino que a nivel cultural es una disciplina muy valiosa que ayuda a los chicos”.

Los Arenhardt llegaron en el siglo XVIII a Brasil. Y algunos, luego, vinieron a la Argentina

Así, los pibes y recién llegados tienen su espacio en la entidad. “También tenemos un semillero, así le llamamos nosotros a los niños que estamos acompañando sus inicios de coleccionismo. Muchos son hijos nuestros y otros conocidos. Y queremos fomentar este hobby porque es un hobby muy sano, es cultural, te enseña de historia, de geografía, de un montón de cuestiones relacionadas con la historia. La numismática en sí es una rama auxiliar de la historia. Nosotros por ende somos defensores de estas piezas, de estas piezas de nuestras colecciones. Somos defensores y guardianes transitorios. Mientras estemos en vida nos dedicamos a cuidar estas piezas y también a forjar otros coleccionistas para que sigan cuidando de ellas cuando nosotros ya no estemos”.

“También tenemos un semillero son los niños que nos acompañan y le van tomando el gusto a este hobby sano, cultural donde aprendés de Historia y Geografía”, dijo Ortigoza

Puso de relieve el evento de Virasoro. “El pasado 4 de noviembre hicimos una exposición muy linda en Gobernador Virasoro, Corrientes, donde tenemos socios activos. Esto fue en la Casa del Bicentenario y contamos con presencia de profesionales, comerciantes y expositores de varias regiones del país. Misiones, Corrientes, Chaco, Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba. Y también a nivel internacional, tuvimos la presencia de colegas de Asunción, de la Asociación de Coleccionistas del Paraguay, (Aconupa), donde también estuvieron brindando charlas.”

Medio patacón de plata. Yino la tiene pero “es un pedazo de la Historia”.

En el final, está Yino Arenhardt con su Patacón de plata de 50 centavos.

Y la pregunta es: “Y, ¿la vendés o no?”

Y él, concreto, responde: “No las vendería. Siento que tengo guardado algo… un poco, una porción de la rica Historia de nuestro país en mis manos”.

spot_img

Ultimas Noticias