28 C
Posadas
viernes, diciembre 9, 2022

La historia del cura y su amigo cuando salvaron a una mujer de ahogarse

+INFO

Abusaba de su hijastra: su mujer lo sorprendió y lo castró completamente

El hecho ocurrió en Vietnam. La chica de 15 años, hija de la mujer, venía diciéndole a la madre que esto...

El actor de Transformers en un retiro espiritual se prepara para dar vida al Padre Pío

Fraile capuchino (izquierda), actor Shia Labeouf (derecha) El fraile Hai Ho compartió en Instagram una “divertida sorpresa”, pues...

Chau letrina, con el Plan Arreglo Mi Casa

Una simple historia. Castorina Do Amaral de Colonia Alberdi, vivía con diez personas (hijos y nietos) en una humilde casita de...

Lo que viene es una revolución de la miel

Por Facundo López Sartori, Ministro del Agro En nuestra provincia hay más de mil...

Vicente Capuano y Arturo Boichuk viven en Posadas. El primero es jesuita y el segundo además de retirado es ministro de la Iglesia. Días pasados protagonizaron un salvataje de una mujer que se estaba ahogando. Ellos buscan aclarar: nunca se arrojaron al agua lo que no impidió que fueran los salvadores de la mujer que aparentemente se quiso suicidar.

Una pareja de amigos sale a caminar todas las mañanas temprano por la Costanera en la zona del Acceso Sur. No son las 8 de la mañana y el sol está a pleno. Es un día hermoso. Ellos van charlando cuando Arturo Boichuk (retirado de Prefectura y Ministro de la Iglesia) escucha unos ruidos extraños provenientes de un arroyo pequeño que desemboca en el Zaimán. En ese momento Boichuk le advierte a su compañero, el cura Vicente Capuano lo que está pasando.

Era una mujer que estaba hundiéndose en el agua.

“Estábamos un poco antes de llegar a la nueva escuela STEM. Para mi sonaba como un pájaro, fue Arturo quien vio la mujer en el agua”, recordó Capuano.

Sin pensarlo dos veces, “saltamos la baranda pasando sobre las rocas y yuyos.  Ella luchaba a flotar frente a la desembocadura del arroyo. Allí no hay costa natural sino una muralla que apoya el caño que pasa debajo la calle.  Nos arrodillamos sobre la muralla extendiendo las manos hacia ella.  Arturo llegó primero y ella agarró su mano”.

Afuera del agua. La mujer de 26 años al momento de salir, “no estaba muy coherente”.

Pese a que los primeros testimonios hablaban de que tuvieron que lanzarse a las aguas, el hecho no fue tan espectacular.

“Y no, no tuvimos que lanzarnos. Eso nos enseñaron en clases de salvavidas; que, si es posible evitarlo, el que busca salvar al otro, no se tira al agua; salvo que sea estrictamente necesario”, continuó Capuano.

El drama no terminó ahí. “Había unos momentos, en que ella desaparecía debajo el agua y cruzó por mi mente que iba a ser necesario lanzarnos, pero afortunadamente salió a flote”. 

Allí comenzó estrictamente el operativo rescate: “Lo que hicimos era agarrar sus muñecas y pasarla: primero Arturo a mí, él se adelanta y yo le pasé a él, entonces yo me adelantaba a él y repetía la maniobra hasta llegar a un punto donde ella pudo tocar fondo”.

O sea, la fueron trayendo de a poco para que intentara hacer pie.

Cuando al fin consiguieron sacarla del agua, la mujer de 26 “no era muy coherente. Justo cuando ya ella está afuera del agua y subió a la baranda de la costanera llegó la policía”.

Así que Capuano se enojó con los medios que señalaron su épico salvataje. Nada de eso.

“No saltamos al agua. No fue un rescate heroico.  Estuvimos en el lugar oportuno en el momento oportuno para ayudar a esa pobre mujer. Hay cientos de miles de personas en Posadas que pudieran haber hecho lo mismo.  Creo, como cura que era la providencia especial de Dios que nos puso allí cuando una persona nos necesitaba”, reflexionó.

Una historia sorprendente

Uno lo ve a Vicente (o Vincent, como tal vez lo llamen en su país de origen) Capuano y se da cuenta que es bien norteamericano. De cabo a rabo. De punta a punta. No sólo en su forma de hablar sino –por sobre todo- en su aspecto físico.

Es de Pittsburgh, Pennsylvania, un estado donde hay gran cantidad de población católica

Por las vueltas de la vida, este hombre que en su juventud fue entrenador de básquet se ordenó sacerdote en la orden Jesuita y desde entonces, ha viajado mucho. Y ha estado en varios países.

Su último destino (por ahora, al menos) es Posadas en la Parroquia Itatí.

Llegó este año y al poco tiempo, zas, pandemia. “Justo la coronafobia”, señala Vincent y acuña un nuevo término que denota su fastidio por la situación de encierro que se vive en el país.

“Soy Jesuita estadounidense nacido en Pittsburgh”, una región del este de Estados Unidos en el estado de Pennsylvania donde el catolicismo es mayoría de los cristianos con casi 40 por ciento de la población, muchos de origen irlandés e italiano, tal como el cura de Itatí. “Era entrenador de Basquet universitario antes de entrar la Compañía (de Jesús). Entré los jesuitas en 1987, luego como parte de mi formación me enviaron a Chile y a los casi 40 años comencé a aprender el castellano. Después estudié Teología en los EE. UU. y España, luego me mandaron a Salta.  Trabajaba allí y en Concordia por 15 años antes de volver a los EE.UU. por los últimos 6 años estuve en Tampa Florida en nuestro colegio”. 

Orgulloso a reventar por la reciente nominación de Amy Coney Barret para jueza de la Suprema Corte de Justicia estadounidense, por ser justamente una constitucionalista católica madre de siete hijos, Vicente la saluda en su página de Facebook.

“Llegue a Posadas justo para la coronafobia”.

Y ahí se despacha con lo que hace y no puede hacer. “La experiencia de la coronafobia nos frustra porque impide la transición a una nueva misión. Poquito a poco vamos conociendo la gente y la tarea. Yo celebro a Mísa gregoriana (se la da en latín) en privado todos los días que no tengo misas públicas. el contacto con los sagrados misterios me sostiene.  Durante la cuarentena obviamente no había misas públicas”.

Y así, mientras protesta calladamente contra las condiciones de encierro que ha traído la pandemia, Vicente sigue saliendo todos los días con su amigo Arturo a caminar la Costanera.

1 COMENTARIO

  1. Padre Vincent Capuano, excelente sacerdote y ser humano. Tuvimos la bendición de tenerlo en la Iglesia “ Sacred Heart” (Sagrado Corazón) en Pinellas Park, Fl celebrando las misas en español. Se le aprecia y extraña. Que Dios lo bendiga querido padre Vincent

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Para las fiestas, las Ferias Francas trabajarán en horario habitual

Todas las sedes de la Feria Franca abrirán el 24 y 31 de diciembre. Los posadeños tendrán la oportunidad de conseguir...

Posadas: última jornada del Consejo Provincial de Áreas de Género y Disidencias

Hay que visibilizar el espacio de las políticas públicas integrales con perspectiva de género. Representantes de 73 municipios, presentes junto con el Ministerio de Desarrollo Social, la Mujer y la Juventud

El Presupuesto Participativo ya está en marcha: la decisión es del vecino

Ya se puede votar el Proyecto Participativo 2022. Cada vecino de Posadas debe ingresar a la página web y votar para elegir el proyecto y mejorar su barrio. Hasta el 18 de diciembre esta habilitado.

Actividades del fin de semana XXL en Posadas

Un fin de semana largo puede ser la excusa para pasarla bien en Posadas. Con muchas actividades de manera libre y...

Cada vez más futbolistas toman el mate

Sorprende pero no tanto: Cristiano Ronaldo toma mate. Entre el argentino Dybala y el uruguayo Rodrigo Bentancur lo fueron metiendo en el gusto. Y así, muchos más. Una oportunidad para las yerbateras