11.8 C
Posadas
sábado, mayo 18, 2024

El “sueño americano” en las urnas

+INFO

Desde las últimas horas, Estados Unidos se encuentra sumergido en un momento culmine para su devenir político, y atravesadas por un contexto inusual. El profesor de Historia Lucas Doroñuk da una mirada local a un fenómeno global

Lucas Doroñuk con perspectiva histórica da una mirada a la pelea entre Biden y el polémico Donald Trump.

Las elecciones presidenciales 2020 no solamente ponen de manifiesto las vicisitudes políticas del gigante norteamericano, sino que la pandemia del COVID – 19 ha modificado sustancialmente las reglas del juego, de manera práctica y simbólica.

¿Por qué votan?

Trump vs Biden o Biden vs Trump. Más allá de la puja ideológica entre el bipartidismo histórico de la sociedad estadounidense, hay una serie de fenómenos sociales que se conjugan en esta elección, que de antemano rompe un récord de participación ciudadana: se estima un electorado del 67% del país.

El republicano y el demócrata, enfrentados (dibujo MedTech)

Las condiciones que movilizaron a los estadounidenses de manera casi masiva a los centros electorales, sientan sus bases en el contexto epidemiológico, pero con alicientes de profundas raíces en Estados Unidos. El racismo, expresión supremacista que aún pervive en el imaginario colectivo del “White trash millonaire” se han hecho conocido en todo el mundo, solo basta recordar las imágenes virales de la represión policial hacia afroamericanos y el estallido social provocado por el vil asesinato de George Floyd en manos de la policía de Minneapolis en el transcurso de este año.

El pueblo latino juega un rol fundamental. Estos agentes sociales han sido materia de disputa por ambos candidatos. Durante la gestión de Trump, los latinos fueron foco de ataque, discursiva y coercitivamente, marcando una agenda que responde a los intereses más arraigados en el conservadurismo estadounidense.

 En el caso de Biden, tomar el guante que sostiene el respeto hacia el pueblo hispánico fue parte evidente de su campaña, como así también una herramienta contraargumentativa hacia los presupuestos raciales de Donald Trump. Parece utópico y un tanto “estratégico”, pero la condición social de los afroamericanos y los latinos son el factos social que ha movilizado la opinión pública, no solo en EE.UU, sino en todo el mundo.

Otro punto que distingue a estas elecciones en el país del Norte se basa en la premisa del manejo de la economía. Donald Trump logró, mediante políticas económicas, un crecimiento exponencial de los capitales nacionales estadounidenses, aunque la situación se vio claramente agravada y perjudicada por la irrupción del coronavirus. Es claro que los demócratas han marcado esto como un desperfecto de su gestión, relacionándolas de manera directa al mal manejo sanitario en todo el país.

Tres grandes factores como leitmotiv de estas populares elecciones: la salud, la economía y el factor social.

Joe Biden y la “esperanza” demócrata

Biden, visto según una ilustración de la publicación The New Yorker

En la antigua disputa entre demócratas y republicanos, Joe Biden suele ser exhibido como el representante de las reivindicaciones sociales del pueblo estadounidense. Sin embargo, cabe pensar en la noción de que Biden, más allá de su condicionamiento político, mantiene intereses de clase y de prestigio, dentro y fuera de sus fronteras como representante póstumo de Estados Unidos. La dicotomía entre republicanos y demócratas puede darse de manera difusa si uno recurre a los archivos históricos, pero la construcción de la imagen de Biden como el defensor de los derechos latinos, afroamericanos y de los menos pudientes en Estados Unidos es una constante de fuerte movilización a las urnas, con impacto positivo y negativo.

Y… ¿qué hay para el mundo?

Durante su mandato, Trump exacerbó al límite las relaciones con China (ilustración Financial Times)

Efectivamente el mundo se encuentra en vilo. Estados Unidos es la potencia financiera, comercial y militar que hegemoniza el mundo desde 1991, y los cambios internos pueden verse firmemente reflejados en el exterior. Donald Trump mantuvo una disputa constante con China, en el marco de la Guerra Comercial, y sumado al contexto epidemiológico, esta “grieta” se agranda. Sin embargo, más allá de quien detente el poder político en Estados Unidos, su política intervencionista nunca cesó en las periferias del globo, siendo participe directo de conflictos geopolíticos con claros intereses puestos en cuestiones de soberanía y finanzas. ¿Biden puede cambiar esto?

spot_img

Ultimas Noticias