23 C
Posadas
martes, abril 13, 2021

Perico sólo quería cantar, pero no lo dejan: dicen que molesta y multaron a su dueño

Mas Leidas

Llegó a Misiones el engaño virtual que desactiva las cuentas de Whatsapp y roba información privada

Un simple SMS es el puntapié inicial para “pescar” incautos a los que se les roba toda la información en su red...

El increíble fenómeno de la banda RP2000

Hace varias décadas que hacen música, la escriben, cantan, bailan y registran. Tienen su propia grabadora

Con asientos especiales, agua, basureros, puerto USB y hasta botón antipánico ya funciona la estación Junín de buses

Empezó a funcionar la estación Junín. Permite hasta cuatro colectivos en simultáneo y brinda una serie de servicios gratuitos a los pasajeros y paseantes. Vale la pena conocerla

Pica Pau, el artesano de la madera que vino de Panambí

Empezó en 2012 y nunca dejó de trabajar. Recibió un empujón de alguien que ni conocía. Y, hoy con las maderas de Misiones (las nativas y las implantadas) se anima a realizar las artesanías que vende. La historia de Guillermo Díaz, el Pica Pau de Panambí

El insólito episodio ocurrió en Coronel Pringles, provincia de Buenos Aires: multaron a un hombre por el canto de su gallo. Y por la friolera de casi 40 mil pesos. Y éste rechazó el castigo y dijo que lo necesita porque de alguna manera, provee alimento y además lo entretiene

Muy al sur de provincia de Buenos Aires, en el tranquilo municipio de Coronel Pringles (a unos 130 kilómetros de Bahía Blanca, famoso sólo por un viejo tema de Celeste Carballo) Vicente Castellucci no lo podía creer. A sus 72 años, no sólo le pedían que su gallo deje de cantar sino que lo notificaban que iba a tener que pagar $ 39.950 por no haber cumplido con las advertencias.

El gallo de nombre Perico hace lo que debe hacer: canta a las 5 de la mañana y eso era algo no tolerado por un vecino en especial de Castellucci que varias veces se le quejó.

Y además, pidió intervención a la Municipalidad.

Perico y sus “chicas”. El gallo captado por una cámara en el domicilio de Castellucci (foto: El Orden de Coronel Pringles)

Los agentes fueron y confirmaron que el gallo existía (Perico tiene su harén y se desvive por las “chicas”) y canta, claro.

Bien temprano, el timbre de su voz estalla por los aires de Coronel Pringles con pulmones casi tan potentes como los de Celeste Carballo.

Y así, el enojo fue subiendo de nivel.

Quejas van, protestan vienen.

Y la multa llegó.

El Municipio le notificó a Castellucci que va a tener que pegar $ 39.950 por no haber cumplido con las advertencias. Igualmente, podrá recibir un descuento del 50 % si lo paga de manera voluntaria.

Y, un día, llegó la multa. El Juez de Faltas envió la sanción al dueño del gallo Perico (Foto: captura de pantalla).

“Cuando me llegó la multa, me maté de risa, vinieron entre ocho y nueve veces por el tema del gallo. Hasta que un día me encontré con la denuncia, un papel en el que me multaban, y nadie me quería creer, la gente no me creía, me trataba de mentiroso”, relató Castellucci al portal Elordendepringles.

Una de las sugerencias venía en las sucesivas visitas que le hicieran los agentes municipales a Castellucci. Y luego dijo qué iba a hacer con la multa.

“Primero me pusieron un papel con letra manuscrita pidiéndome que le tapara al gallo la cabeza para que no cante. Eso es una cosa de locos, no puedo hacerle eso a un gallo. La multa no la voy a pagar, tendría que hacer un descargo, pero no la voy a pagar”, agregó.

Por qué es tan importante el rol de Perico

Para Castellucci es vital tener un gallo. Porque atiende a sus gallinas. Y estas le van dando alimento diario. “El gallo canta a la mañana y tiene un canto hermoso. Déjenlo tranquilo. Junto todos los días cuatro o cinco huevos, tengo para comer eso”. Y además dejó en claro algo: no piensa hacerle nada a Perico. “Al gallo no lo voy a matar. Lo pagué 4.000 pesos, es un gallo de plantel. Además, me corre por el patio y me hace matar de risa, al gallo no lo mato por ninguna planta ni por ningún acuerdo”, expresó.

Castellucci dijo que no va a pagar la multa (foto Captura)

NO es sólo que Perico atiende a su plantel de gallinas sino que además es un entretenimiento para el hombre.

El hombre regentea un bar y cuando vuelve a las 4 y media de la mañana, enciende la luz.

Ahí, Perico piensa que empezó su jornada. Y canta, claro está.

“Le tengo que poner un tango o algo así para que cambie su canto”. Pero que cantar, canta.

Y a algunos vecinos no les gusta.

Así se dio el conflicto.

Castellucci no piensa pagar la multa y tampoco eliminar a su querido Perico.
Porque sus gallinas se lo piden y porque lo entretiene.

“Además canta un rato a las 5 de la mañana y listo”.

Finalmente en una entrevista televisiva (ver más abajo) admitió que Perico “anda medio enojado”.

¿Se habrá enterado de su inesperada fama?

Para ver la entrevista a Vicente Castellucci, hacer click en la imagen a continuación

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

La Pandemia y sus consecuencias. Más ansiedad. Más depresión.

El Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramón Madariaga” dispone de un Servicio de Salud Mental que trabaja atendiendo en los consultorios...

Los odontólogos de la Lista 1 se lanzan con la consigna por una ley propia

Los odontólogos y dentistas de Misiones deben renovar las autoridades del Colegio que los agrupa. Y la Lista 1 Convergencia presentó sus candidatos con la consigna "Odontólogos por una ley propia".

Una revista de The Lancet avaló el uso del suero equino contra el coronavirus

Gran logro de la ciencia argentina. El suero hiperinmune equino desarrollado por un equipo de investigadores privados y públicos tuvo su aprobación en uno de los centros científicos más importantes del mundo. En Misiones, ya se ha probado la nueva técnica con 95% de resultados positivos.

Abren las inscripciones para el 2022 en la UCP Posadas

Actualmente la UCP inscribe a sus carreras de grado, que darán inicio en febrero del año próximo, con descuentos especiales del 70% valor de la matrícula...

Este chico no puede ser parte del Club

Una novela intenta repasar los días en que la obra de Dante Alighieri llegó a América del Norte. Y entre muertes e intrigas, trata de homenajear al gran italiano de la Edad Media. ¿Vale la pena?