21.7 C
Posadas
miércoles, octubre 27, 2021

Perico sólo quería cantar, pero no lo dejan: dicen que molesta y multaron a su dueño

+INFO

Becas Progresar: inscriben hasta el 30 de Abril

Este programa de acompañamiento está destinado a todos los y las estudiantes mayores de 18 años que se encuentren cursando sus trayectorias educativas...

Andrea Bocelli y su fe: “Si la vida eterna no existiera todo perdería su significado”

"No creo en el reloj sin el relojero", sintetiza Bocelli su fe cristiana. Reflexionando sobre su profunda...

Subsidio de $22.000 para monotributistas y autónomos: quiénes pueden cobrarlo

Esta medida beneficiará a trabajadores independientes que se desempeñen en los rubros más afectados por las nuevas medidas para bajar los contagios...

El patrullero que “se fue a dar un paseo”

Un grupo de policías acudió en Panambí a atender una llamada por supuestas amenazas a una mujer y al bajar del...

El insólito episodio ocurrió en Coronel Pringles, provincia de Buenos Aires: multaron a un hombre por el canto de su gallo. Y por la friolera de casi 40 mil pesos. Y éste rechazó el castigo y dijo que lo necesita porque de alguna manera, provee alimento y además lo entretiene

Muy al sur de provincia de Buenos Aires, en el tranquilo municipio de Coronel Pringles (a unos 130 kilómetros de Bahía Blanca, famoso sólo por un viejo tema de Celeste Carballo) Vicente Castellucci no lo podía creer. A sus 72 años, no sólo le pedían que su gallo deje de cantar sino que lo notificaban que iba a tener que pagar $ 39.950 por no haber cumplido con las advertencias.

El gallo de nombre Perico hace lo que debe hacer: canta a las 5 de la mañana y eso era algo no tolerado por un vecino en especial de Castellucci que varias veces se le quejó.

Y además, pidió intervención a la Municipalidad.

Perico y sus “chicas”. El gallo captado por una cámara en el domicilio de Castellucci (foto: El Orden de Coronel Pringles)

Los agentes fueron y confirmaron que el gallo existía (Perico tiene su harén y se desvive por las “chicas”) y canta, claro.

Bien temprano, el timbre de su voz estalla por los aires de Coronel Pringles con pulmones casi tan potentes como los de Celeste Carballo.

Y así, el enojo fue subiendo de nivel.

Quejas van, protestan vienen.

Y la multa llegó.

El Municipio le notificó a Castellucci que va a tener que pegar $ 39.950 por no haber cumplido con las advertencias. Igualmente, podrá recibir un descuento del 50 % si lo paga de manera voluntaria.

Y, un día, llegó la multa. El Juez de Faltas envió la sanción al dueño del gallo Perico (Foto: captura de pantalla).

“Cuando me llegó la multa, me maté de risa, vinieron entre ocho y nueve veces por el tema del gallo. Hasta que un día me encontré con la denuncia, un papel en el que me multaban, y nadie me quería creer, la gente no me creía, me trataba de mentiroso”, relató Castellucci al portal Elordendepringles.

Una de las sugerencias venía en las sucesivas visitas que le hicieran los agentes municipales a Castellucci. Y luego dijo qué iba a hacer con la multa.

“Primero me pusieron un papel con letra manuscrita pidiéndome que le tapara al gallo la cabeza para que no cante. Eso es una cosa de locos, no puedo hacerle eso a un gallo. La multa no la voy a pagar, tendría que hacer un descargo, pero no la voy a pagar”, agregó.

Por qué es tan importante el rol de Perico

Para Castellucci es vital tener un gallo. Porque atiende a sus gallinas. Y estas le van dando alimento diario. “El gallo canta a la mañana y tiene un canto hermoso. Déjenlo tranquilo. Junto todos los días cuatro o cinco huevos, tengo para comer eso”. Y además dejó en claro algo: no piensa hacerle nada a Perico. “Al gallo no lo voy a matar. Lo pagué 4.000 pesos, es un gallo de plantel. Además, me corre por el patio y me hace matar de risa, al gallo no lo mato por ninguna planta ni por ningún acuerdo”, expresó.

Castellucci dijo que no va a pagar la multa (foto Captura)

NO es sólo que Perico atiende a su plantel de gallinas sino que además es un entretenimiento para el hombre.

El hombre regentea un bar y cuando vuelve a las 4 y media de la mañana, enciende la luz.

Ahí, Perico piensa que empezó su jornada. Y canta, claro está.

“Le tengo que poner un tango o algo así para que cambie su canto”. Pero que cantar, canta.

Y a algunos vecinos no les gusta.

Así se dio el conflicto.

Castellucci no piensa pagar la multa y tampoco eliminar a su querido Perico.
Porque sus gallinas se lo piden y porque lo entretiene.

“Además canta un rato a las 5 de la mañana y listo”.

Finalmente en una entrevista televisiva (ver más abajo) admitió que Perico “anda medio enojado”.

¿Se habrá enterado de su inesperada fama?

Para ver la entrevista a Vicente Castellucci, hacer click en la imagen a continuación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Es misionera y entre sus pasiones están la pintura y los paisajes de su tierra colorada

Martha Esther Drebes es una artista plástica misionera oriunda de Dos de Mayo, su pasión innegable por el arte la llevó a perfeccionarse en el área y desplegar todo su talento en pinturas sobre aves y paisajes de la tierra colorada, ya que son sus principales inspiraciones.

El wifi se expande por Misiones

El sistema de Wifi es el que permite acceder a internet desde cualquier lugar. En Misiones Marandú Comunicaciones está llevando adelante esta tarea. Durante la pandemia pudo acercar servicios a comisarías, escuelas, centros de salud y juzgados. Ahora, es el turno al resto de la población

Misiones: Dos de cada tres quemados son criaturas

Las quemaduras hogareñas afectan sobre todo a las criaturas. Niños y niñas de menos de seis años son las principales víctimas de estos horrorosos momentos que deben pasar las familias. Los consejos y la forma de prevenirlos

Legislatura: aprobaron la creación del Hospital Escuela de Oftalmología

La legislatura misionera aprobó la creación del Hospital Escuela de Oftalmología en el ámbito del Parque de la Salud “DR. Ramón Madariaga”, donde garantizarán la atención de baja, mediana y alta complejidad.

Ser emprendedor: un desafío que da satisfacciones

Emprender no siempre fue bien visto en la sociedad. Hace 40 años, los que se animaban por la suya a algún tipo de actividad eran vistos como "bichos raros". Después cambió. Matías Sebely hace un recorrido por la historia y expone los pro y los contra de emprender