24.7 C
Posadas
jueves, abril 18, 2024

Baños mixtos: los padres dicen no

+INFO

Las encuestas son claras: en el grupo de padres y personas preocupadas por la actual situación, nadie quiere baños mixtos (esto es: que puedan usar varones, mujeres y binarios). La inclusión está bien. Atender a los sectores minoritarios está bien. Pero no por eso hay que dejar de lado las mayorías.

La esposa de “Chiquito” Romero, actual arquero de Boca y subcampeón del mundo en 2014, Eliana del Guercio fue muy clara y puso el grito en el cielo: “Si me hablan de baños mixtos, no quiero que mi hija vaya a uno donde hay un varón”.
Clarito.
Si bien la educación sexual (ESI) avanza en el país, la irrupción de baños mixtos parece constituir otra cuestión. La radio Aspen realizó una consulta a sus oyentes. Más del 95% dejó constancia de su oposición a la iniciativa que ya se puso en marcha en un colegio privado de CABA pero que además ya tuvo sus primeros avances (a nivel universitario) en 2022 en Córdoba. Y existen otros antecedentes de 2016 en Mendoza. Pero siempre a nivel universitario.
Se habla de baños mixtos y uniformes sin género.


Pero -si de esto último se hace referencia- ¿qué constituyeron durante décadas los guardapolvos si no uniformes sin género que igualaban a todos los alumnos?
Un paso adelante que es un paso atrás se puede decir.
Es claro: cuando se hablaba de guardapolvos la idea era igualar a los alumnos en cuestiones de clases sociales; ahora se habla de igualar en cuestiones de sexo.
Con la típica indolencia de los adolescentes, a los estudiantes parece no importarles si van a compartir el baño con otros chicos, chicas o chiques. Nada. A ellos les resbala.
Pero a los padres, no. En las claras expresiones de Eliana del Guercio resonaron muchas voces más del país.

Ilustración de Chumbi en La Voz


En Tierra del Fuego ya iniciaron la unificación. Es en un colegio secundario técnico. Los padres han sido claritos. “No estamos contra los baños no binarios, pero queremos que también esté la opción para que los nenes y nenas tengan sus baños exclusivos”.
Quedó claro también: el último censo mostró que los “sin género” (o no binarios o como quieran identificarse) constituyen una minoría tan ínfima que no mueven la aguja. Son el 0,02 por ciento. O sea, la inclusión está bien. Pero también es correcto atender a las mayorías.
Para pasarlo a números: hacen falta 5000 alumnos para que en proporción aparezca UNO que sea no binario. Eso es el 0,02 por ciento de los casos.
En Tierra del Fuego explicaron: “Nuestro planteo es porque se vulneran los derechos de nuestros hijos. A mi no me gustaría que cuando mi hija esté en el baño ingrese un varón. O sea, una nena de primero, de 11 años, puede estar en el baño e ingresar un hombre mayor de 18 años. Me parece una locura”.


Por el lado de los uniformes, la solución está cantada: hay que volver a los viejos y efectivos guardapolvos y chau diferencias.
Todo lo demás forma parte de actuaciones ‘pour-la-galerie’ de una época confusa en estas cuestiones.
Si es por las personas con algún tipo de discapacidad, está perfecto. Que los baños inclusivos permitan a quien -por ejemplo- se desplaza en sillas de rueda ingresar y usar los sanitarios es una medida bienvenida y más que aceptable.
Pero aquí se intenta -pícaramente- mezclar este tipo de inclusión con la cuestión sexual. Y allí es donde saltan todos los tapones.
Si en los establecimientos educativos hay preocupación por los no binarios, la solución es sencilla: hay que tener baños solo para este grupo y listo.
Vaya esta anécdota para el final: En 2016, la Universidad Nacional de Cuyo fue la pionera en tener baños mixtos. El detalle es que no eliminaron los baños por el criterio tradicional. Y el dato es: En el que tiene el cartel “Este baño no tiene género” está casi sin uso. La mayoría de los estudiantes de la facultad siguen usando los baños indicados para cada sexo. Y hay otro detalle: en la misma universidad ya hubo una iniciativa parecida. La Facultad de Artes tuvo durante años un baño mixto, que ahora está cerrado… por falta de uso. Y sí: el 0,02% no es un número muy grande.

spot_img

Ultimas Noticias