19.7 C
Posadas
lunes, abril 22, 2024

Denunció a su profesor de canto por abuso y lo suspendieron por seis meses

+INFO

Todo ocurrió -señaló la denunciante de nombre Delfina- en 2017 cuando concurría al Parque del Conocimiento a estudiar canto. El hombre se obsesionó con ella y aún cuando ella dejó de asistir a los cursos, él continuó acechándola por la redes.

Delfina quería estudiar canto. Y cuando se enteró que en el Parque del Conocimiento iba a haber un nuevo seminario con técnicas innovadoras no dudó un instante. Fue y se inscribió. Era marzo de 2017. No pasó mucho tiempo hasta darse cuenta de que había sido un error. El coach se había obsesionado con ella. Una persona que la doblaba en edad tenía fijación con Delfina. Las palabras, las sugerencias, los mensajes, todas eran señales que a ella no el dejaban dudas: tenía que huir de ese hombre. Y lo hizo. Apenas tres meses después se alejó de la capacitación, pero el coach no se alejó de ella. La siguió persiguiendo. Era capaz de ir a esperarla a la salida del colegio. Y como la serpiente que -con su mirada hipnotiza a sus víctimas- el hombre terminó invitándola a su casa (la de él) para disculparse y aclarar su mal comportamiento. Y Delfina fue.

La muchacha tuvo años de tratamiento y con apoyo de su familia, luego de siete años se animó a presentar la denuncia en la justicia

Ahora, siete años depués, ya es otra historia. Llegó (al fin) la denuncia por abuso sexual a un profesor de taller de canto y arreglo musical que se desempeña en el Parque del Conocimiento. La presentación formal lo hizo la joven Delfina el pasado 9 de enero ante el fiscal de Instrucción 6, René Germán Casals. Hoy la causa fue redirigida, por turno, al Juzgado de Instrucción 7, que encabeza Miguel Mattos. Los hechos ocurrieron en 2017 cuando la joven que en ese momento tenía 17 años se inscribió a clases de canto debido a la llegada de una nueva técnica en la provincia. El agresor, en ese momento de 33 años, se desempeñaba como coach vocal.

Delfina hoy reside en Buenos Aires por motivos de estudio. Y recién este año se animó a realizar la denuncia, donde detalló que si bien las clases iniciaron en marzo de 2017.

Soportó pocos messes: en julio del mismo año ya había decidido abandonar, a causa de esta lamentable situación de acoso. Sin embargo, el coach “empezó a seguirme a la salida del colegio de incógnito y me mandaba mensajes en tono acosador”, mencionó, y subrayó que se refería a sus prendas de vestir o su apariencia física. O sea, era un acosador/abusador con dejos fetichistas.

El propio acosador le daba argumentos para que no hiciese ningún tipo de denuncias. “Si bien hay todo un cambio en la actualidad, es importante recordar que dentro de este patrón repetitivo y de conducta, lo que más se hace hincapié en estas situaciones es el guardar el secreto, ‘no le cuentes a nadie, porque nadie te va a creer, y ¿qué van a pensar de vos?’ En ese momento él me repetía esto, ‘tu familia es muy cerrada, es muy conservadora, no te van a creer, ¿qué van a pensar de vos?’, reveló.

Delfina relató que, mientras tanto, su miedo y tormento crecían, “y no sabía a quien recurrir, estaba muerta de miedo porque volvía sola y no tenía amigos”.

El abusador/acosador la sugestionaba: “Nadie te va a creer. ¿Qué van a pensar de vos?”, la psicopateaba

Y el hombre (que además es abogado y ahora se halla suspendido por seis meses) fue por más y lo logró. Citó a la chica a su casa (la de él) para intentar aclarar (supuestamente) el malentendido.

Increíblemente, Delfina fue sola al lugar y pasó lo peor. “Y ahí sucedió el hecho más grave que está en la denuncia, un hecho gravísimo contra mi consentimiento. Yo logré escapar. No sé ni cómo hice para volver a mi casa. Crucé la avenida corriendo y tomé un taxi. Llegué a mi casa y me acuerdo que vomitaba sin parar”, describió, en referencia al estado de perturbación en que se vio sumida tras el ataque sexual.

Por último, Delfina reveló que pudo expresar a sus familiares acerca de lo sucedido tras sufrir ataques de pánico y estrés que perjudicaban su intención de estudiar en la Universidad. De este modo, con la ayuda de su hermana y la asistencia a terapia tomó la decisión de comenzar el procedimiento legal en enero de este año mediante una denuncia.

“Ese profesor sigue ejerciendo en el Parque del conocimiento y fuera del Parque. Por eso salgo a hablar a la gente para que tomen precauciones porque esto no tiene ni género ni edad, concluyó.

spot_img

Ultimas Noticias