32.7 C
Posadas
jueves, diciembre 8, 2022

Domingo Barthe, el francés que hizo América

+INFO

Abusaba de su hijastra: su mujer lo sorprendió y lo castró completamente

El hecho ocurrió en Vietnam. La chica de 15 años, hija de la mujer, venía diciéndole a la madre que esto...

El actor de Transformers en un retiro espiritual se prepara para dar vida al Padre Pío

Fraile capuchino (izquierda), actor Shia Labeouf (derecha) El fraile Hai Ho compartió en Instagram una “divertida sorpresa”, pues...

Chau letrina, con el Plan Arreglo Mi Casa

Una simple historia. Castorina Do Amaral de Colonia Alberdi, vivía con diez personas (hijos y nietos) en una humilde casita de...

Lo que viene es una revolución de la miel

Por Facundo López Sartori, Ministro del Agro En nuestra provincia hay más de mil...

Llegó pequeño y sin un franco. Trabajó desde los 15. Se casó con la hija de un potentado paraguayo. Fundó un pueblo. Se trasladó a Encarnación. Y de allí a Posadas. Le fue tan bien, que para el casamiento de una de sus hijas, mandó construir el famoso hotel Savoy

Domingo Barthe es parte de la historia regional. Aunque nacido en Pau, la región vasca de los Pirineos que vinculan a Francia con España llegó a la Argentina en 1871 (otros dicen en 1867), tras la guerra franco-prusiana. Una dolorosa contienda de dos países europeos que dejó severas heridas en la nación gala.

Barthe entrevistado por un periodista francés en Posadas (foto: Archivo Histórico)

Aquí, la guerra de la Triple Alianza ya había terminado. El recién llegado no tenía un céntimo en sus bolsillos. En 1917, cuando decide volver a su país de origen, tras casi medio siglo de trabajar e invertir en estas tierras feraces, contaba con una de las mayores fortunas.

Al morir, legó sus muchas propiedades y pertenencias a los familiares supervivientes: “18.000 acciones de la compañía, de valor nominal 100 pesos oro cada una; dos Títulos del Empréstito de Guerra Francés de 100.000 francos cada uno; además: solares, casas, chacras y manzanas enteras en Posadas, Apóstoles, Concepción de la Sierra, Santa Ana, San Javier, Santo Tomé (Corrientes); y los establecimientos industriales ‘Las Tunas’, ‘El Porvenir’ y ‘San Carlos’, en Misiones”.

Con todas las galas. Un cuadro de época en su mejor momento

Algunas crónicas de la Historia señalan que llegó a poseer 700 mil hectáreas distribuidas entre Paraguay, Argentina y Brasil.

Su primer gran negocio su la extracción de la yerba de los yerbales silvestres y traslado a las grandes ciudades para el envasado.

Dominique Barthe, tal su verdadero nombre, trabajó como un simple empleado adolescente en Buenos Aires. Y luego decidió cambiar los aires.

El mismo periodista que lo visita en Posadas hace el resumen (lo más probable, referido por el propio Barthe): “á los quince años entró como empleado en una tienda de un vendedor de Mate con 80 francos por mes (¡allí conoció el negocio que cambiaría su vida!). Á los 21 años lo abandonó para trabajar por su cuenta había hecho algunos ahorros con los cuales compró mate y tabaco que vendía. Sus primeros negocios le proporcionaron un capital de 20.000 francos que fue el origen de su fortuna. Hizo el tráfico de la yerba mate, de cueros, de tabaco, de madera, de Posadas á Buenos Aires y viceversa. Á los 26 años compró 5000 hectáreas donde metió 2000 vacas. Las 5000 hectáreas se convirtieron en 50.000 y sus ganados aumentaron de igual modo. Á los 35 años compró 255.000 hectáreas”.

Con la compraventa también adquirió una flota. (Imagen: película Las aguas bajan turbias)

Rumbeó para el Paraguay. Allí se estableció y pudo contraer enlace con Dolores Cueto, una dama de la alta sociedad que le permitió entrar a jugar en las “grandes ligas”.

 La casa de negocios en Buenos Aires tenía una sucursal en Villa Concepción, donde estuvo hasta 1875. De esa fecha data su primer negocio que estableció por cuenta propia en Va. Concepción continuó hasta fines de 1876 en que, durante la administración de Jovellanos, se intentó establecer en Paraguay con un estanco de yerba mate, cueros y tabacos. Pero dada la situación política imperante entonces, vendió sus existencias, permutándolas por yerba y tabaco y se trasladó a Buenos Aires, vendiéndolos a pesos moneda corriente de entonces.
Como esa moneda no circulaba más que dentro del país y no le permitía salir de él comenzó a buscar alternativas de áreas donde se produjeran yerbas y otras materias primas. Sabiendo por un diputado correntino que en Misiones se le ofrecían innumerables ventajas realizó compras en remates de mercaderías generales en las que invirtió la mayor parte de su capital y con aquéllas se trasladó a Posadas […] Llegando a Posadas en marzo de 1877”.

Historiador especializado en frentes extractivos. Alberto Alcaraz. (foto: Portal Neociencia)

El historiador obereño Alberto Alcaraz lo resume así: “Sus actividades económicas se diversificaron al punto de poseer la empresa de navegación más importante del Alto Paraná, así como obrajes madereros y yerbateros, molinos, astilleros”.  Uno de los aspectos que señala Alcaraz con respecto a sus actividades es que además de su actividad privada, Domingo Barthe tuvo participación política.

Y así, ingresó en una espiral que muchos denominan “el dinero llama al dinero”.

“Extrae la yerba mate, la madera y (eso se vende en el mercado de) Buenos Aires. Pero no es un mercado que va solamente en una dirección. Desde los centros comerciales de Buenos Aires, Rosario (todos los que quedan en los puertos fluviales del río Paraná) lleva a los obrajes todo tipo de mercancía machetes, utensilios, alimentos…Y a las ciudades, en especial Posadas, trae lo que ya reclama la flamante burguesía de la flamante capital provincial). Por eso, una empresa de navegación es fundamental para perpetuar ese ciclo. Ahí es donde aparece esa complementariedad de explotación, extracción y circulación mercantil”, expresó Alcaraz.

Asimismo, Alcaraz señala que existe un proceso de capitalización y diversificación de actividades de la empresa: “El hermano de Domingo Barthe llegó a tener estancias con producción de animales, vacunos. También hubo molinos de yerba mate, aserraderos, astilleros”.

Muchos de los datos aquí mencionados provienen de la obra de Alcaraz: El libro “La empresa Domingo Barthe. Extractivismo yerbatero-maderero en la frontera Alto Paranaense 1870-1930” de Alberto Daniel Alcaraz de la Editorial Prometeo

Forma parte de los mitos regionales. Que el casamiento de una de sus hijas sería tan importante que mandó construir un hotel. El famoso Palace. Que luego se transformaría en Savoy.

A estrenar. El viejo Palace Hotel (década 1910-20). (Foto: Archivo Histórico)

Y que hoy intenta ser salvado del derrumbe final por autoridades y ciudadanos preocupados por el patrimonio local.

A 100 años de su construcción, poco queda del imperio que montara lentamente Dominique Barthe. Poco queda y los despojos del viejo Hotel Savoy donde el autor de El Principito estuviera hospedado, es el mejor símbolo de lo que fue y no pudo seguir siendo.

El historiador Alberto Alcaraz entrevistado para hablar de Barthe (imagen YouTube)
Artículo anteriorEl rompecabezas
Artículo siguienteEl triángulo poderoso

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Actividades del fin de semana XXL en Posadas

Un fin de semana largo puede ser la excusa para pasarla bien en Posadas. Con muchas actividades de manera libre y...

Cada vez más futbolistas toman el mate

Sorprende pero no tanto: Cristiano Ronaldo toma mate. Entre el argentino Dybala y el uruguayo Rodrigo Bentancur lo fueron metiendo en el gusto. Y así, muchos más. Una oportunidad para las yerbateras

ADEMI en Iguazú y su “Experiencia al visitante” con la mirada puesta en el turismo

En la Asociación Hotelera, Gastronómica y Afines (AHGAI) de Iguazú dieron inicio al programa "Experiencia del Visitante" que pertenece a la Fundación Agencia para el Desarrollo de Misiones

En Buenos Aires, alumnos del Sipted finalizaron sus estudios

Fuern 30 alumnos del Sipted que se graduaron en Buenos Aires. Tomaron sus clases en la casa de Misiones. Es una...

El billete de 1000 se achica cada vez más

Perdió su valor nueve veces en cinco años. Es el billete de mayor denominación en la Argentina y no hay mucho que explicar porque todos padecen la cruel realidad de la inflación