26 C
Posadas
lunes, enero 30, 2023

La guerra en este mismo instante: el monstruo grande se despertó

+INFO

Abusaba de su hijastra: su mujer lo sorprendió y lo castró completamente

El hecho ocurrió en Vietnam. La chica de 15 años, hija de la mujer, venía diciéndole a la madre que esto...

El actor de Transformers en un retiro espiritual se prepara para dar vida al Padre Pío

Fraile capuchino (izquierda), actor Shia Labeouf (derecha) El fraile Hai Ho compartió en Instagram una “divertida sorpresa”, pues...

Chau letrina, con el Plan Arreglo Mi Casa

Una simple historia. Castorina Do Amaral de Colonia Alberdi, vivía con diez personas (hijos y nietos) en una humilde casita de...

Lo que viene es una revolución de la miel

Por Facundo López Sartori, Ministro del Agro En nuestra provincia hay más de mil...

Hace más de medio siglo, el poeta Miguel Cantilo describía las desgracias de la guerra. De una o de otra. De cualquiera. A 40 años de Malvinas y a casi dos décadas de la guerra de Irak, el mundo (pero principalmente, los ucranianos, en su gente sencilla) tiembla ante los desastres de este monstruo grande, como cantaba otro poeta del rock, León Gieco.

La canción es del disco Conesa y data de 1972. Sí. Hace exactamente 50 años. Su vigencia es absoluta en especial en lo que cantaban estos jóvenes argentinos.

En este mismo instante
dos manos semejantes
a las que tenés puestas
donde se acaba el brazo amasan el peligro
gatillan un balazo o encuentran una herida
con sangre que la irriga como esa catarata
que vuelca la corbata

Desde el 24 de febrero el mundo tiembla. Los más débiles suelen temblar más.

Y la canción de Cantilo seguía así.

En tanto que tus ojos me ven que estoy cantando
y mientras tus orejas

se aflojan escuchando hay ojos que revienta
apuntan pero aciertan y vuelan mil orejas,
junto con las cabezas de audaces inocentes

“Los audaces inocentes”

Y luego describía lo que ocurría en los campos de batalla.

Ahora exactamente, y ahora o en otro lado
mientras con tu zapato mi ritmo vas siguiendo
hay gente sacudiendo sus botas en la marcha
así, sobre la escarcha
de una mañana fría, de una mañana fría
tal vez sin mediodía, tal vez sin mediodía

Y ahí llegaba la parte más dramática de la canción.

Pero también ahora en un lugar distante
hay manos elegantes
para premiar solapas que clavan en los mapas
sus uñas distinguidas que sacrifican vidas

enviando regimientos

Manos que se lavan en desentendimiento

Pilatos de escritorios los cristos al combate
mientras mi canto late
hay jóvenes cayendo y yo o voy sintiendo
por eso no termino y escupo al asesino
y escupo al asesino

No importa de que ismo
me cago en el imperialismo
y en totalitarismo y en el colonialismo
y en todo los ismos

No importa de que ismo los chicos van cayendo
y yo lo estoy sintiendo manos duras que matan
manos finas que mandan matar manos finas que mandan matar

O tal vez valga recordar a Joan Manuel Serrat cuando cantaba A quien corresponda.

“…Y si no tuviera en su mano
poner coto a tales desmanes,
mándeles copiar cien veces
esas cosas no se hacen (…)
que la tierra cayó en manos
de unos locos con carnet”.

Y tal vez la propia canción de León Gieco, sí, esa misma que hablaba del monstruo grande y que pisa fuerte. Toda la pobre inocencia de la gente.

“Solo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente”

Ahí van los compases que la gente acompaña con sus palmas.

El monstruo grande acaba de despertarse y quiere pisar y destruir toda la inocencia de la gente

Y el propio Cantilo cerraba su canción de una forma tan dolorosa, como cercana y humana.

En este mismo instante
a un joven delirante
la muerte lo desgarra
la muerta lo desgarra
y yo con mi guitarra
y ustedes escuchando

El tanque, símbolo de la guerra, aplasta a un coche particular; el chofer milagrosamente sobrevive

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Oberá ya prevé al menos 500 participantes para su Cicloturismo en el monte

Serán dos días: el 11 y 12 de febrero de 2023 en Parque de la Selva. Se esperan visitantes de la provincia...

Tiene 12 años y creó un lavarropas con un balde, un palo y una botella

Sí, un lavarropas tracción a sangre. Muy sencillo en la idea pero que funciona. El principio de que el agua con el detergente va pasando por la ropa y produce el limpiado de la misma. Bien por Mileva

Se acerca un cometa verde y se podrá ver con largavistas

El cometa ZTF se podrá ver desde Argentina. Se trata del cometa verde, que se acercará a la Tierra por primera...

Karla Johan: La pandemia cambió el consumo de mate y el Mundial le dio presencia global

Es de Leandro Alem y es una de las más famosas sommelier del país especializada en yerba mate. Su perspectiva acerca de la realidad que vive el producto madre de Misiones y cómo la pandemia y el Mundial de fútbol cambiaron algunas cosas

Ni arroz ni secador: lo que hay que hacer cuando cae el celular al agua

No. No sirven ni la cama de arroz ni el secador de pelo. Hay pocas acciones felices para tratar de salvar un celular que acuatizó. Pero vale la pena conocerlas. Aquí van