15.5 C
Posadas
viernes, mayo 24, 2024

Misiones: pelucas para pacientes oncológicos

+INFO

La creación de la Ley Casa Amiga brinda asesoramiento, contención y servicios a mujeres con diagnóstico oncológico. 

Más allá de la amenaza de vida que implica un diagnóstico de cáncer, los posibles tratamientos provocan reacciones emocionales tales como sentimientos de pérdida, disminución de la autoestima y depresión. Además pueden generar cambios en la apariencia de los pacientes. Por ejemplo, una de las consecuencias más duras de la quimioterapia es, sin duda, la pérdida del cabello, ya que el paciente – sea  hombre, mujer o niño -, no sólo padece la enfermedad sino que también pierde su identidad: no se reconoce frente al espejo y nota un cambio en la mirada de sus seres queridos.

Las alteraciones en la zona facial como resultado del tratamiento oncológico, afectan directamente a la propia identidad personal: el rostro es el principal actor a la hora de comunicarse con otras personas y expresar las emociones. Es por ello que la reciente Ley Casa amiga, promueve el acompañamiento y promoción de prótesis capilares o pelucas. 

Esta ordenanza provincial, contempla generar un banco de prótesis capilares y pelucas artesanales, además establece que la obra social debe dar cobertura para el acceso a pelucas para los pacientes oncológicos, ya que las prótesis son parte del acompañamiento emocional del paciente.

Jorge Wells, peluquero y estilista expresó su opinión acerca del banco de prótesis capilares “Esta buenísimo que haya un banco de prótesis capilar, ya que para mucha gente es prácticamente inaccesible, por los altos costos del cabello natural, por lo que significa la costura. La realización artesanal de la costura. Para cada paciente oncológico, verse bien es parte de sentirse más íntegro y seguro”

Jorge Wells, estilista y peluquero

En ese sentido, Wells invitó a la comunidad a que se acerquen a llevar alguna peluca que tengan. “Invitamos a todos aquellos que tengan una peluca o que conozcan que tengan una peluca guardada. Nosotros reciclamos de manera totalmente gratuita y le damos tránsito o préstamo a personas que necesiten o que no pueden acceder a comprar una peluca nueva”.

Que una persona cuente con pelo, después de perder por los efectos de la quimioterapia, reconforta, aumenta la autoestima y brinda seguridad al paciente. Y verse bien sin duda ayuda a afrontar la enfermedad.

 

Los tratamientos de quimioterapia suelen provocar una rápida caída del cabello: puede ocurrir en apenas dos semanas tras el primer tratamiento y el impacto visual resulta muy fuerte.

El golpe que esto supone en ocasiones afecta a un estado de ánimo que ya es delicado. Perder la apariencia propia de la noche a la mañana y por unos meses puede generar una bajada de autoestima que desde luego no suma al seguimiento del tratamiento.

Las soluciones estéticas como las prótesis capilares en procesos oncológicos permiten reducir notablemente este impacto: al mantener la imagen, la persona gana en confianza y seguridad.

Se elimina, por tanto, una visión propia negativa y se facilita el llevar a cabo una vida social lo más normal posible. Y si la persona no quiere, nadie tiene por qué saber que se ha quedado sin cabello o que está en un proceso oncológico. Especialistas de psicología y de oncología, pero sobre todo quienes han vivido esta situación, aseguran que la apariencia tiene más importancia de la que alguien pueda imaginarse para afrontar enfermedades tan complicadas.

spot_img

Ultimas Noticias