26 C
Posadas
lunes, enero 30, 2023

Camboriú, felices vacaciones con un alicaído peso argentino

+INFO

Abusaba de su hijastra: su mujer lo sorprendió y lo castró completamente

El hecho ocurrió en Vietnam. La chica de 15 años, hija de la mujer, venía diciéndole a la madre que esto...

El actor de Transformers en un retiro espiritual se prepara para dar vida al Padre Pío

Fraile capuchino (izquierda), actor Shia Labeouf (derecha) El fraile Hai Ho compartió en Instagram una “divertida sorpresa”, pues...

Chau letrina, con el Plan Arreglo Mi Casa

Una simple historia. Castorina Do Amaral de Colonia Alberdi, vivía con diez personas (hijos y nietos) en una humilde casita de...

Lo que viene es una revolución de la miel

Por Facundo López Sartori, Ministro del Agro En nuestra provincia hay más de mil...

Brasil no es para amarillentos. En el lenguaje coloquial, ese color hace referencia a la gente más débil, que se enferma con frecuencia. Ellos, abstenerse del país vecino. No tienen cloacas y el agua para tomar está contaminada. Así de simple. “Lavale los dientes a tu hija con agua mineral”, le recomienda una amiga a otra. “¿Queeeee?!”, es la respuesta que llega digna de un meme. Ni Mariana Nanis se animó a tanto.
Sobran los casos y experiencias de argentinos que vienen a veranear al país hermano y que por ignorancia o amarretes, no compran agua mineral para tomar y terminan con una gastroenteritis que les resta al menos tres días de vacaciones. Dicen que el agua de mar también es muy sucia, sobre todo en las ciudades más grandes. “No abras la boca mientras jugas con las olas”, le recomienda una madre a su hija de 4. La nena le mira con incredulidad e intenta cumplir, sin éxito, la consigna. Que Dios la aguarde.
Aun así, Brasil es hermoso. La temperatura del agua, cálida. El clima por lo general caluroso. Puntualmente Camboriu ahora tiene una playa muy extensa. Mientras la mayoría de los gobiernos hicieron la plancha en la pandemia, en esta ciudad comenzaron a diseñar una obra que cambió el rostro del balneario. Fueron impactantes las imágenes del dragado que permitió sacar a la superficie 2.155 millones de metros cúbicos de arena. Con esto se amplió hasta 100 metros la playa que antes no llega a más 25. Así se dijo adiós a la sombra que llegaba desde la siesta por parte de los edificios instalados en toda la costanera Atlantica.


Ahora la extensa arena permite convivir a familias y jóvenes con canchas de fútbol, beach voley, bochas y otros deportes. Todos entran cómodamente.
Las conservadoras, grandes protagonistas. Sobre todo para los que concurren desde el mediodía hasta el atardecer. Es que se hace la diferencia: una cerveza en la playa (que el propio mozo te la acerca hasta la sombrilla) cuesta 7 u 8 reales. La misma en el supermercado está alrededor de 4. Pero el robo llega con los churros: 12 reales cada uno. Sí, cada uno. Desbordan de dulce de leche. Deliciosos. Pero el común de los argentinos se compra solo uno a modo de souvenir y con el recuerdo del sabor estira toda la estadía. No da para más.

Un churro con dulce de leche “Mu-mu” a 12 reales


El color del agua y la arena en Camboriu no son tan lindos como en otras playas (Ingleses, por ejemplo). Pero eso nada importa. Silletas, sombrilla, protector solar, un libro y a disfrutar del mar con ese sonido de las olas que reconforta el alma. Como dice Mafalda, “aquí parece que nadie tiene la culpa de nada”. Es cierto. Todos conviven en perfecta armonía.

Canchas de bochas y de beach voley que se juegan hasta altas horas de la noche gracias a la iluminación


Hay algo muy curioso que solo pasa en la playa: es frecuente sentarse frente al mar y mirar el horizonte. Nada más. Dejar la mirada fija ahí y poner la mente en modo “protector de pantalla”. Debe ser el sonido de las olas que llevan a ese estado. Si una persona hace lo mismo en un bar o una plaza, en un momento todos pensarán que no está cuerda. En la playa no pasa eso. Podría decirse que es casi una meditación. Está prohibida la música en parlantes. Así lo señalan los carteles y con amabilidad lo explican jóvenes autoridades que deambulan entre las sombrillas y se acercan a los ignorantes de esta medida a notificarles.
Obviamente que los argentinos concurren con sus mates. Consejo: llevar yerba. Porque la local es puro polvo y de un color verde fosforescente que impresiona. Los valientes y los olvidadizos que no trajeron stock suficiente, se animan a probarla.

El que convierte no se divierte

En el supermercado se siente el poco valor que tiene el decaido peso argentino. Pero tampoco es tanta la diferencia. O sea, quedaron en el recuerdo las épocas en que se podía comprar más barato en Brasil. Ahora a los argentinos le sale más, pero no todo es tan caro. Y es tan lindo comprar alimentos locales.
Dulce de leche a 7 reales. Leche a 4. Bolsa de pan a 8. Queso crema (requeisao) a 6. Coca de 2,5 litros a 8. Agua mineral (vital para sobrevivir) a 10 el botellón de 10 litros. Fideo (italiano, riquisimo) a 5 el paquete de 500 gramos. Según la conversión del dólar blue, a comienzos del 2023 un real equivale a 70 pesos aproximadamente.


Este calculo hacen los que circulan con sus autos en rutas argentinas, con el fin de llenar el tanque antes de cruzar la aduana, ya que el litro de nafta está entre 5 y 6 reales, es decir que pisa los 400 pesos.
Hasta hace poco convenían las compras con crédito o débito porque luego se podía tramitar el reintegro del 35%.
Esta semana se conocieron medidas que limitan este beneficio. Es cuestión de averiguar quienes quedan afectados por la nueva disposición nacional.

Mucho tránsito que se convierte en embotellamiento cuando llueve


Según la información oficial, en la frontera se requiere esquema de vacunacion de al menos dos dosis contra el Covid-19. Pero la realidad es que este requisito se cumple dependiendo del humor del personal de turno. También hay un trámite que se puede hacer por Internet antes de viajar y que ahorra el tiempo de completar el papelito de ingreso en el control de la Policía federal donde se amontona la gente en busca de una birome y un pedazo de mesa donde apoyarse a completar los datos. Se puede hacer eso on line, imprimir y directamente entregar para que sellen.

Y lo más importante: el costo del alquiler. Es difícil decir un precio ya que todo depende del anticipo con que se contrató el hospedaje, así como la metodología: Internet, agencia de viajes o directamente arribar y empezar a buscar. También varía según la ubicación: la distancia tanto de la playa como del centro. A modo de ejemplo, de forma arbitraria, se puede decir que Airbnb ofrece opciones entre 100 y 150 dólares por día en promedio, pudiéndose encontrar más económicas o incluso más costosas pero siempre dependiendo los factores nombrados recientemente.
En definitiva, con un mar con temperatura ideal, la ampliación de la arena en la playa y las múltiples actividades que ofrece esta ciudad turística, Camboriu no defrauda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Noticias

Oberá ya prevé al menos 500 participantes para su Cicloturismo en el monte

Serán dos días: el 11 y 12 de febrero de 2023 en Parque de la Selva. Se esperan visitantes de la provincia...

Tiene 12 años y creó un lavarropas con un balde, un palo y una botella

Sí, un lavarropas tracción a sangre. Muy sencillo en la idea pero que funciona. El principio de que el agua con el detergente va pasando por la ropa y produce el limpiado de la misma. Bien por Mileva

Se acerca un cometa verde y se podrá ver con largavistas

El cometa ZTF se podrá ver desde Argentina. Se trata del cometa verde, que se acercará a la Tierra por primera...

Karla Johan: La pandemia cambió el consumo de mate y el Mundial le dio presencia global

Es de Leandro Alem y es una de las más famosas sommelier del país especializada en yerba mate. Su perspectiva acerca de la realidad que vive el producto madre de Misiones y cómo la pandemia y el Mundial de fútbol cambiaron algunas cosas

Ni arroz ni secador: lo que hay que hacer cuando cae el celular al agua

No. No sirven ni la cama de arroz ni el secador de pelo. Hay pocas acciones felices para tratar de salvar un celular que acuatizó. Pero vale la pena conocerlas. Aquí van