28.7 C
Posadas
miércoles, junio 19, 2024

Dos grupos sirios desde Misiones controlan 30% de las exportaciones de yerba

+INFO

Los sirios fueron tomando la sana costumbre de matear (aunque con bombillas separadas) e importan la yerba que toman desde el norte de Misiones. Omar Kassab ya se instaló aquí y vive buena parte de su tiempo en Andresito. Y muestra costumbres de su país de origen. La infuencia del narguile en la mateada

Omar Kassab es un sirio que vino a la Argentina en 1986. “Provengo de Siria un lugar donde empezó el mundo y se trata de uno de los países más interesantes que hay, con respecto a la historia, cultura, escritura, música, religión”, le contó a Alicia Soroka en su programa Testimonios (ver más abajo).

Omar Kassab en su casa en Andresito


Su padre vino por primera vez por contacto con un amigo de aquí. Y por supuesto, llevó yerba. Al principio, era dentro de las valijas o en encomiendas. Pero eso fue cambiando. Con el clásico olfato de vendedores que portan, vieron el negocio.
La comercialización de yerba argentina hacia Medio Oriente no es una novedad. Países como Líbano, Turquía, Egipto, Jordania, Israel y Arabia Saudita son algunos otros consumidores de esta materia prima. Sin embargo es Siria quien lidera por lejos la lista. El mate es tan popular allí que de los 40 millones de kilos exportados cada año por Argentina, unos 30 millones tuvieron como destino esa nación, según los datos estadísticos del INYM (Instituto Nacional de la Yerba Mate). Esto representa tres de cada cuatro kilos de las exportaciones, por un valor de 91 millones de dólares.

La primera de esas grandes inversiones se hizo en 2008 en Comandante Andresito en el nordeste misionero. Unos años más tarde, como desprendimiento de la primera, se instaló un segundo grupo sirio en la misma zona. Allí están los secaderos y molinos, porque los dos grupos, llamados Kabour y Kassab, luego han montado sus oficinas en Puerto Madero, indicó el sitio Bichos de campo. Es que su negocio principal es convertirse en proveedores casi exclusivos de yerba mate para Siria, entre otros mercados.


El 25 de junio de 2007 es la fecha exacta del desembarco del primero de estas empresas. Grupo Kabour SRL se fundó entonces con un capital social de apenas 10 mil pesos que pusieron los comerciantes Adib, Emad, Husni, Obadeja y Hosam Kabour. Solo el primero de ellos estaba nacionalizado argentino y los demás tenían pasaporte sirio.
Aunque los sirios no tienen exclusividad con la Argentina en la compra de la hoja verde, ya que en los últimos años también Paraguay se volvió su proveedor, desde hace más de una década grupos económicos de ese país están invirtiendo en el norte de Misiones para contar con grandes cantidades de yerba mate disponible para la exportación.
Un tío de Omar Kassab se decidió luego de una guerra entre Turquía y Siria. Dos tíos de Omar huyeron y se instalaron en Misiones. Pasaron dos décadas y decidieron volver.


¿Con qué retornaron? Con la costumbre de matear.
Y allá fascinados querían y pedían más yerba. La costumbre se iba instalando. “Mandá yerba”, era el pedido.
¿De dónde puede provenir este gusto?
Para quien escribe estas líneas es muy sencillo: la costumbre del narguile es milenaria y existe en Siria así como en otros países de medio oriente. ¿Qué es? Una especie de pipa de agua con tabaco en su parte superior que se funde con el agua caliente a 40 grados. Y del centro salen unas mangueras que terminan en un pico.

El narguile es una costumbre de oriente medio que pudo ayudar a empezar con el mate

Y eso se va sorbiendo. Del narguile pueden salir varias mangueras, tantas como interesados en probar el producto. SI se mira cómo toman puede apreciarse lo parecido que es a la costumbre de matear.
La cara visible del Grupo Kabour en la Argentina es actualmente Obaida Kabour, que distribuye sus días entre Posadas, Buenos Aires y Damasco. Cultor de un muy bajo perfil, Obaida cobró algo de notoriedad cuando en 2018 se realizó una reunión entre el ex presidente Mauricio Macri y un grupo de empresarios del rubro yerbatero. En ese momento, contó al medio misionero Economis que “nosotros tenemos la empresa en Siria que procesa y envasa la yerba mate, té, café y otros productos”.


En 2021, según Expo Data, el primer lugar lo ocupaba la empresa misionera La Cachuera; el segundo lugar era para Productores de Yerba Mate Santo Pipó (Piporé); en tercer lugar estaba el grupo sirio, y recién en la cuarta posición aparecía la tradicional empresa correntina Establecimiento Las Marías, que durante mucho tiempo había liderado las exportaciones con su tradicional marca Taragüí.
La historia de Kassab fue relatada por la agencia inglesa BBC donde volvió a detallar cómo el mate ingresó a Siria publicada. En ese momento, el empresario ya manejaba su propia empresa exportadora, luego de escindirse del Grupo Kabour. Allí había sido un ejecutivo hasta 2017. Omar, nacido en Yabrud, una ciudad ubicada a unos 80 kilómetros al norte de Damasco de donde eran los Menem también, relató: “Yo desde pequeño tomo mate. Tenía 4 ó 5 años y me acuerdo que mi tío viajaba de acá para allá (en la década del 70) y nos llevaba yerba. Toda la familia toma mate”.


Argentina vendió su yerba a 45 mercados el año pasado. Sumó cerca de 40millones de kilos valuadas en 91 millones de dólares, es decir que el precio promedio fue de 2.200 dólares por tonelada. Siria explicó el 74,17% del total de las ventas en volumen, con 36.621 toneladas. El negocio solo con ese país aportó casi 62 millones de dólares. Como en el caso de la carne vacuna con China, la dependencia de las yerbateras con ese mercado es absoluta.


El Grupo Kassab participa también del mercado interno argentino con la marcas de yerba “Don Omar” y “Secadero”, exportó mucho menos volumen pero más disperso: además de Siria colocó la hoja en Líbano, Turquía, Holanda, Arabia Saudita e Israel, tal como lo explica Omar Kassab fueron siguiendo a los emigrados de las contiendas de oriente medio y la costumbre se va asentando en cada lugar donde llega la yerba mate.

spot_img

Ultimas Noticias