16.2 C
Posadas
viernes, mayo 24, 2024

Atendió la clase, vio que se venía el tsunami y salvó a muchos

+INFO

Tilly Smith tenía diez años y en la escuela el maestro les había dicho cómo eran las señales cuando se venía un tsunami. Estaban en una playa de Tailandia con sus padres y hermana. Y ella vio esas señales. Salieron corriendo a avisar a todos y muchos se salvaron por ella

Con su madre Tilly tiene hoy 30 años. Han pasado dos décadas del tsunami.

Hoy ya tiene 30 años y es una típica inglesa alta, de rasgos agradables y cabello rubio. Pero en 2004 era apenas una típica “escuelera” como se dice en Misiones. Una niña que iba a quinto grado. Sus padres habían decidido vacacionar en Tailandia, el país del sudeste asiático famoso por sus playas de una arena y unas aguas increíbles. La casualidad fue que Tilly Smith pocos días antes del viaje al otro lado del mundo escuchó atentamente lo que decía su mae’ acerca de los tsunamis.

Son esas olas gigantes que se originan cuando primero abajo en el fondo del mar las placas tectónicas se mueven, expanden esas ondas a superficie y se van originando olas gigantes que arrasan con todo en las poblaciones costeras.

El mar estaba espumante y echaba chispas como en una sartén y la marea estaba bajando rápidamente, fenómenos que había aprendido recientemente en una lección de Geografía sobre tsunamis. O sea, para decirlo en lenguaje futbolero, el mar toma carrera para embestir con toda su furia las costas.

El maestro Andrew Kearney les advirtió a sus alumnos cuáles eras las señales de un tsunami.

¿Cómo había sido lo aprendido en la escuela? Era en una clase de Geografía semanas antes de sus vacaciones, su maestro Andrew Kearney les enseñó sobre los tsunamis y las señales para predecir uno de estos fenómenos.

Estaban en Maikhao Beach y Phuket era el lugar. Fue cuando Tily dijo “Quick. Run!” O sea, rápido hay que salir corriendo. Y así avisó a sus padres y así todos se pusieron a alejarse de la costa

“¡Se viene el tsunami!” habrá sido el grito.

Mientras ella y su familia estaban en la playa, reconoció esas señales; el agua se aleja de la costa y las burbujas espumosas en la superficie del mar. Llamó la atención de sus padres y ellos se adelantaron y notificaron al personal del hotel.

Y cien personas se pusieron a resguardo. Se alejaron a los piques de la costa. Pocos minutos después ocurría el desastre.

Cuando Tilly alertó a su madre que lo que veía en el mar coincidía con lo que había aprendido un par de semanas antes en la clase de geografía, sus padres alertaron a las autoridades del hotel y éstos advirtieron a los turistas.

A pocos minutos de que los turistas se autoevacuaran, la terrible masa de agua azotó la costa.

Con el ex presidente Bill Clinton cuando fue reconocida como una verdadera heroína

El tsunami produjo desastres: mató a más de 210 mil personas y la pequeña Tilly fue elegida por una revista francesa como ‘Niño del año’.

Tilly Smith recibió numerosos premios por su heroísmo ese día. Ella fue nombrada Niño del año por un periódico infantil francés y había recibido el premio especial Thomas Gray de The Marine Society & Sea Cadets. Incluso tenía un asteroide que lleva su nombre.

El 26 de diciembre de 2005, se le concedió el honor de leer un poema en el décimo aniversario del desastre.

No fue la devastación o la muerte lo que ganó el día. Fue la humanidad la que triunfó, la brillante victoria de la generosidad, el coraje, el amor

Naowarat Pongpaiboon
spot_img

Ultimas Noticias