24.7 C
Posadas
jueves, julio 25, 2024

Búsqueda desesperada: siguen sin hallar a los niños de la selva en Colombia

+INFO

Se trata de los cuatro aborígenes que sobrevivieron a una caída de avión. Pero hace tres semanas que están perdidos y entre el Ejército y los propios aborígenes, los siguen buscando sin resultados. Son dos nenas de trece y nueve años, un niño de cuatro y una beba de 11 meses. Ya se recurren a explicaciones mágicas y tecnología satelital

Las primeras explicaciones mágicas fueron aquellas que decían que había “alguien” o “algo” que los estaba trasladando de un lugar a otro y por eso no podían hallarlos. Aparecían sus cosas (un biberón, una ‘colita’ o elástico para el pelo, una tijerita) y alimentos (restos de la fruta de mburucuyá). Pero ellos no estaban. Y sí, Colombia es la tierra de Gabriel García Márquez, el que inventó el realismo mágico. Si el hecho hubiera ocurrido en Misiones, para hacer un parangón se diría: “sí, los está guiando el Pombero por la selva por eso no pueden hallarlos. Hasta que él no lo decida, no los liberará”.

La madre fallecida de los cuatro pequeños

En Colombia, el país se halla en vilo porque cuatro criaturas están desde el 1 de mayo deambulando por la selva. Ese aciago día, una avioneta que llevaba a los cuatro pequeños aborígenes surcaba el cielo y se derrumbó. Cayó entre árboles gigantes y los tres adultos (la madre de los cuatro pequeños, entre ellos) que iban fallecieron: además del piloto iba un líder comunitario indígena.

Pero los cuatro niños (una niña de trece, otra de nueve, un varón de cuatro y una bebé de once meses) sobrevivieron.

Tardaron en hallar el avión Cessna (que no tenía el mantenimiento que hubiera correspondido) y el cuerpo de los tres fallecidos. Pero a los niños, no.

Como Hansel y Gretel, ellos se perdieron en el (tupido) bosque amazónico mientras iban dejando pequeñas huellas para indicar acerca de su existencia.

Una tijerita (esas de preescolar), una “colita” (o elástico) para sujetar el pelo, un biberón, restos de frutas de mburucuyá comidos.

Pero ellos no aparecieron.

Surgió sí, el presidente Petro cuando anunció el día 17 que ya estaban hallados. Falsa noticia basada en una mala interpretación de una funcionaria ávida por dar buenas nuevas sin chequear.

Todos, tras los niños

Hay miembros de comunidades indígenas que se unieron el sábado 20 de mayo, casi tres semanas después del accidente. Las autoridades, la familia y las comunidades tienen fe de que los cuatro menores serán encontrados debido a que en la selva se han hallado estas pistas que dan señales de que efectivamente están vivos, solo que están merodeando por el espacio que puede ser confuso, pues, no es muy explorado. En este sentido, los miembros de las comunidades se han pronunciado y han mencionado que creen los menores serán encontrados en los próximos tres días (otra vez, Gabo).

Niños de comunidades aborígenes de Colombia

“Los niños están vivos. La madre naturaleza es un ser vivo, es un ser que tiene su gente allí dentro. Lo que nosotros hemos analizado es que la selva los tiene absorbidos. Defendemos a la madre naturaleza. Podemos creer que la madre naturaleza los tiene, pero ella misma les está dando el sustento para poder sobrevivir a esa situación”, dijo Miguel Romario, miembros de un resguardo indígena.

En la explicación (más científica) dada por los aborígenes de la región apareció la siguiente sobre por qué andan de un lugar a otro: “Ellos tuvieron ese accidente y dentro de ese accidente puede haber traumas. El espíritu del ser humano se pudo haber separado y eso hace que esténdeambulantes y por eso ellos no se quedan quietos, porque están inconscientes. Por eso, desde anteanoche se comenzó a hacer el llamado a ese espíritu para que ellos recuperen la conciencia”, agregó el miembro de la comunidad aborigen.

Aborígenes que se sumaron a la búsqueda

En el final y “confiando en Dios, y lo hemos visto desde nuestra ancestralidad, no van a pasar más de tres días y vamos a tener ese resultado”.

Más allá de ese “espíritu que se separó de sus cuerpos y los dejó deambulando por las selvas y montes colombianos”, queda claro que lo descripto por el aborigen remite a lo que la medicina tradicional denomina “estrés postraumático”.

Sin embargo, la pregunta que surge es: ¿cuánto puede durar un estrés postraumático?

Igualmente, con las órdenes presidenciales, ya hay más de 150 efectivos de búsqueda del Ejército.

Y perros rastreadores.

Y se ha recurrido también a la tecnología. El uso de imágenes satelitales para el rastreo.

Y el apoyo de diversas maneras para tomar contacto con las criaturas perdidas: la Fuerza Aérea arrojó unos 10.000 volantes desde helicópteros con instrucciones en español y en lengua nativa sobre cómo contactar a las autoridades en caso de tener información.

Los equipos de rescate también dejaron caer desde aeronaves unos 100 equipos de supervivencia con comida y agua.

También se transmitieron en altavoces mensajes grabados para que las criaturas dejen de trasladarse.

spot_img

Ultimas Noticias